Crítica de VISTA POR ULTIMA VEZ (2022)

(Entretenida)

Gerard Butler se roba toda la atención en un film que no dice más de lo que es. Vista por última vez (Last Seen Alive), persigue una historia familiar con bajos recursos técnicos. Aun así cobra impulso por la labor de su estrella principal, como el elenco que lo rodea.

Reseña de Last Seen Alive Gerard Butler como Will Spann

Un actor de grado A en una película de clase B es la mejor definición para Last Seen Alive. Un film que no ahonda mucho en su escritura, como en sus recursos técnicos, pero que cuenta con un Gerard Butler comprometido en la búsqueda de su esposa, que desaparece de una estación de servicio. El protagonista no tiene esa clase de “habilidades” características de los héroes de acción. Solo es un hombre común ante una situación límite. Entonces, ¿Qué se haría para salvar a un ser querido? La película tiene sus momentos de tensión y no dice más de lo que es, al igual que Butler, un actor de grado A, que salva el espectáculo.

Will (Gerard Butler) y Lisa (Jaimie Alexander) es un matrimonio que no está pasando por un buen momento y deciden tomarse un tiempo para esclarecer las cosas, sobre todo del lado de Lisa quién no parece estar segura de continuar la relación. Por lo tanto, emprenden camino hacia la casa de los padres de Lisa. Pero en el trayecto el vehículo se queda sin combustible, con lo que se detienen en una estación de servicio. Mientras Will reposta combustible, su esposa entra a comprar un refresco, siendo la ultima vez que la ve.

A partir de allí, Will empieza una búsqueda frenética, culminando con la notificación a la policía. El detective Paterson se hace cargo del caso pero las cosas comienzan a impacientarse y Will decide rastrear a su esposa por su cuenta. En un medio que no conoce, tendrá que buscar las pistas necesarias, incluso si eso significa estar al margen de la ley.

La historia y su desenlace son muy similares a Sin Rastro (1997), aquella película protagonizada por Kurt Russell en donde su esposa estaba sometida a un secuestro. Vista por Ultima Vez, juega con esa premisa con un particular inicio: muestra las cartas del delito de antemano, no dando pie a ningún tipo de sorpresa, planteando la irremediable búsqueda de un hombre que hará todo lo posible para encontrar a su esposa con vida.

Entonces, el primer acto de apertura exhibe una confesión de alguien que presumiblemente está muerto. La introducción, que sirve como base motivacional de la historia encuentra un rápido atajo hacia su culminante final, en el que resta saber si el protagonista encontrará con vida o no a su mujer. De nada sirve el factor sentimental que se trata de imprimir aquí (con la confesión de infidelidad incluida) debido a que es neutro en el camino de la escena del crimen.

Ahora, lo que compensa su predecible trama es la actuación de Gerard Butler. El actor de origen escoses matiza su personaje sin perder de vista que es un hombre con los pies en la tierra. Will, es un exitoso empresario sin habilidades particulares pero con el instinto salvaje para llegar a destino a cualquier precio (al margen de la ley incluido). La audiencia verá un protagonista decidido y con mucho actitud para enfrentar ciertos obstáculos. Algo que podría llegar a cuestionarse en ciertos pasajes de la historia, pero que se hace creíble por la labor de Butler.

Todos los actores interpretan sus papeles satisfactoriamente, pero al final se queda la sensación de que se podría haber aprovechado un poco más el personaje del detective Paterson. Con todo el peso del relato en las espaldas de Butler, bien podría haberse dado un lugar más preponderante al detective que duda del héroe pero que luego brinda su ayuda. Es ocasiones es difícil encontrar un secundario que sirva de soporte al actor principal. Aquí lo tenían (Russell Hornsby), pero no le dieron mucho tiempo en pantalla.

En cuanto al aspecto técnico, se puede decir que es una producción con escenas simples y directas. Se evidencia una estética televisiva en la imagen de filmación y bajos recursos en en algunos efectos. Pero la tensión reinante en su tramo final compensa aquellas falencias con una secuencia brutal y bien escenificada que hará poner los nervios de punta. En este aspecto la partitura musical juega un papel clave, acompañando los movimientos de Butler cada vez que entra en acción. Ante ello se vuelve a señalar que la actuación de Butler es el motivo principal del éxito de la película.

RESUMEN

En definitiva, Vista por última vez (Last Seen Alive) maneja una historia con técnica simplista que cobra impulso por la actuación de su protagonista principal. A pesar de algunos buenos momentos de tensión, es el aporte de Gerard Butler la razón principal para ver la película.

Si te gustó compartilo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_ARSpanish (Argentina)