Crítica de TRATAMIENTO REAL (2022)

(Entretenida)

Inspirándose en el genero que representa, Tratamiento Real es una distracción satisfactoria. El encanto de Laura Marano maquilla los defectos de un guion predecible.

Los cuentos de hadas en donde un príncipe que se enamora circunstancialmente de una doncella en apuros vienen de tiempos lejanos. En ellos, el sueño del amor correspondido disipan cualquier barrera cultural, social y económica. Tratamiento Real, no es ajeno a esta deliciosa costumbre en donde todo es posible, si estás dispuesto a seguir tus sueños.

La historia presenta a Izzy (Laura Marano), una optimista peluquera que ocupa su tiempo libre ayudando a un centro comunitario. Su gentil corazón italiano la lleva a repartir sonrisas y donas a sus vecinos de New York, como a los niños del centro social. Mientras se enorgullece de su negocio, con su familia y sus dos inseparables amigas, recibe un llamado de la realeza. El príncipe de Lavania (un reino ficticio) está de paseo por New York para su fiesta de compromiso y necesita un corte de pelo. Las cosas se complican cuando él y Lizzi empiezan a enamorarse.

Lo que moviliza a la película no es su, de por sí, predecible argumento, sino la labor y el encanto de su protagonista. Laura Marano (Izzy) convence y hace suyo su protagónico con una naturalidad y simpleza increíble. Si bien la estructura del guion esta configurado para que la actriz sea la protagonista del film, Marano irradia un optimismo enérgico agradable, óptimo para esta clase de largometrajes. La acompaña Mena Massoud, personificando al indeciso príncipe Thomas que está por contraer un matrimonio arreglado por insistencia de sus padres. Aquí, el actor egipcio trata de moldear un príncipe consentido, amable y simple pero no logra estar a la altura de su compañera. Marano, con su sonrisa y energía, convence en todo lo que hace, Massoud, por momentos, luce algo aburrido.

En cuanto a la puesta en escena, fotografía y vestuario, no hay nada aquí que pueda ser catalogado de impresionante. Todo se desarrolla con un grado de simpleza dentro de lo que puede ser la glamorosa vida de la realeza. Aun así, el ambiente creado es convincente. Más por la sorpresa de las optimistas peluqueras que por el entorno en sí. Ahora bien, Tratamiento Real tiene una narrativa predecible pero maneja sabiamente algunos conceptos que aportan profundidad a la trama.

El tratamiento y el tiempo que se le da a la injusticia social y al como debe ser el comportamiento frente a los semejantes es digno de elogio. También lo es la estructura de los personajes. Aquí no hay malentendidos ni enfrentamientos que impliquen conductas indeseables. Todo se desarrolla con un nivel humano ajeno a la maldad, el film se mueve bien en este punto con actuaciones que se sienten genuinas.

No obstante ello, la falta de invención y profundidad del reino ficticio de Lavania hacen que el film luzca predecible y repetitivo. ¿Es ello algo malo? En absoluto, las historias de fantasías que pueden ser posibles tienen una receta con gusto asegurado. Quién las consuma saldrá satisfecho porque los finales felices no siempre están reservados a las fantasías. En un mundo de violencia e intolerancia, Tratamiento Real cumple con lo que propone. No reinventa ninguna formula ni la potencia, solo manifiesta un amor simple, circunstancial y correspondido. Algo que en ocasiones, no es muy lejano a la realidad.

PUNTOS POSITIVOS

  • Magnetismo trabajo de Laura Marano. Ofrece encanto y carisma con su increíble sonrisa.
  • Llegado el momento, el observador recordará fragmentos de Mujer Bonita. Aquí, se la homenaje con un toque hábil.
  • Su estructura narrativa es muy agradable.

PUNTOS NEGATIVOS

  • Es predecible desde su punto de partida. Como casi todas sus predecesoras, carece de creatividad e ingenio. Aún así, será intrascendente para los seguidores de este genero.
  • Personajes secundarios desaprovechados.

CURIOSIDADES

  • El rodaje tuvo lugar en el castillo de Larnach, cerca de Dunedin, en Nueva Zelanda.
  • Mena Massoud interpreto por segunda vez a un príncipe. El anterior fue en la película de acción en vivo de Disney, Aladino.
  • Dos temas de la Banda Sonora, Worst Kind of Hurt y Dance Whit You, fueron interpretados por Laura Marano.

RESUMEN

Tratamiento Real (The Royal Treatment) es en última instancia un dulce y satisfactorio entretenimiento. Aunque carece de un guión original, la convincente y encantadora actuación de Laura Marano maquilla los defectos de una narrativa predecible.

Si te gustó compartilo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ARSpanish (Argentina)