Crítica de TODO EN TODAS PARTES AL MISMO TIEMPO (2022)

(Buena)

Imaginativa como agotadora, Todo en todas partes al mismo tiempo es un viaje emocional de ciencia ficción sobrecargado, en donde dividirá los gustos de los espectadores. Protagonizada por la legendaria artista marcial asiática, Michelle Yeoh.

Todo en todas partes al mismo tiempo ( Everything everywhere all at once) es de esas películas que irradian una sorprendente capacidad de imaginación. Lo dicho no deja ser un reconocimiento al ingenio de sus creadores al narrar una trama con saltos en el tiempo y universos paralelos. Pero, la grandilocuencia visual y frenética puede llegar a dificultar su capacidad de comprensión y con ella el agotamiento al intentar seguir el ritmo a una producción que abraza la ciencia ficción de una manera alocada. Imaginativa, agotadora y emotiva en ciertos pasajes, Todo en todas partes al mismo tiempo es un viaje emocional demasiado sobrecargado.

La película sigue a Evelyn Wang ( Michelle Yeoh), propietaria de una lavandería a la cual no le está yendo muy bien. Su matrimonio con su esposo Waymond (Ke Huy Quan) está en crisis, todavía se siente distante de su padre (James Hong), y la relación con su hija Joy (Stephanie Hsu) es tensa.  Además de todo eso, Evelyn se encuentra en medio de una auditoría de impuestos encabezada por una severa agente de retención llamada Deirdre (Jamie Lee Curtis).  Evelyn está tratando de salvar sus relaciones que se están desmoronando mientras evita sus propios sentimientos de insuficiencia.  Sin embargo, todo cambia cuando se da cuenta que existe un multiverso, el cual representa una versión de sí misma por decisiones diferentes. La cuestión se complica cuando se le dice que ella es crucial para salvarlo.

Todo en todas partes al mismo tiempo parte de una narración por demás imaginativa al recrear un multiverso motivado por las decisiones. Dependiendo de la capacidad de elegir, existe un universo alternativo en donde la heroína hace un recorrido de todas esas posibilidades. Como toda ciencia ficción, el film tiene sus reglas pero eso no significa que la audiencia lo comprenda con precisión. Ante esto, se puede llegar a ser difícil seguir la línea de tiempo de la historia con sus recurrentes saltos, mientras se pone en ejecución un gran despliegue visual con secuencias sumamente divertidas.

La película tiene una clara intención de sacudir a la audiencia y sacarla de su lugar de confort. Lo logra durante todo su metraje pero en el camino se corre el riesgo de producir agotamiento y confusión con tantos cortes de edición de viajes en el tiempo. La pareja de directores Dan Kwan y Daniel Scheinert (conocidos como Los Daniels) crean un mundo caótico y con opciones ilimitadas inspiradas en otras películas de genero. Desde Matrix hasta Terminator, la película parece rendirle una especie de homenaje con la diferencia que excede su capacidad lógica de comprensión. La pastilla roja y azul de Matrix es una regla de multiplicar simple al lado de lo que se propone aquí.

Ahora bien, lo que tiene de complejo lo tiene de divertido. Las secuencias constantes de saltos en el tiempo lo corresponden con situaciones desopilantes, inverosímiles y grotescas que marcan la capacidad de locura de sus creadores. En el centro de este “tornado imaginativo” se encuentra una historia familiar, con una acertada moraleja. Michelle Yeoh, lleva adelante la trama componiendo un personaje matizado, imbuyendo a Evelyn de desesperación y energía, cada vez que realiza los diferente saltos dimensionales.

Pero, si bien la actriz asiática es el corazón de la historia, no está sola. Ke Huay Quanes (Waymond) es el partenaire perfecto para Yeoh al componer al esposo que ha redactado los papeles de divorcio, hasta que una versión de otro universo se apodera de su cuerpo. La interpretación de Quanes hace que el film tenga algo de explicación con sus marcados cambios de conducta. El resto del elenco siguen la misma línea que marcan sus protagonistas.

Entre tanta situación caótica e irreal, Todo en todas partes al mismo tiempo se enfoca en la dinámica familiar y en los problemas cotidianos con que se lidian continuamente. Evelyn está cansada de su marido y no acepta la nueva relación sentimental de su hija. Mientras trata de resolver todo ello, el mundo la golpea con sensaciones encontradas en el hecho de saber si ha tomado la decisión correcta. El film da muestra de un marcado optimismo y resuelve su problemática de una manera esperanzadora. La recompensa y el sentido del film llegan en su final, si es que los espectadores menos versátiles están dispuestos a aguantar.

RESUMEN

En definitiva, Todo en todas partes al mismo tiempo logra llevar al espectador a otro nivel en la exploración del multiverso. Pero, tal nivel de locura entretenida es llevada al punto del agotamiento.

Si te gustó compartilo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_ARSpanish (Argentina)