PARADISE CITY (2022)

Bruce Willis y John Travolta se vuelven a reunir en una película desechable. Paradise City, no tiene con qué cubrir las apariciones ocasionales de las dos estrellas a pesar de contar con un director competente.

Resulta una atracción ver en pantalla a Bruce Willis y John Travolta en una película de acción. Desde la premiada obra de Quentin Tarantino, Tiempos Violentos, las dos estrellas se vuelven a reunir con un resultado decepcionante. Está claro que la pretensión aquí no va más de allá lo mínimo esperable en cuanto a entretenimiento se refiere, dentro de un guion predecible y un esperable andar luminoso de sus figuras centrales. Pero lo cierto es que la historia les reserva apariciones ocasionales dejando todo el flujo de entretenimiento en actores secundarios. El director Chuc Russell no logra sortear el obstáculo y convierte a Paradice City en un película de acción decepcionante.

La historia sigue a Ian Swan (Bruce Willis), un cazarrecompensas que desapareció en algún lugar de las islas hawaianas.  En su búsqueda de un narcotraficante internacional al que ha perseguido durante años, Swan queda atrapado en un fuego cruzado y se presume que está muerto.  Su hijo, Ryan Swan (Blake Jenner) sigue el rastro de su padre hacia un inframundo criminal.  Acompañado por la ex pareja de su padre, Robbie Cole (Stephen Dorff), y Savannah, una detective local (Praya Lundberg), todos se disponen a encontrar al presunto asesino.  Mientras tanto, un corredor de bolsa (John Travolta), amenaza la paz de la isla (Paradise City) con un proyecto de destrucción de sus recursos naturales.

La película, en principio, es decepcionante en su conjunto al abordar diferentes tramas secundarias que se confunden con la principal. La queja radica en la forma de canalizarlas en la cual se presta a confusión. En toda película de bajo presupuesto (Paradice City lo es con todas las letras) hay una clara tendencia a predecir el resultado en beneficio del entretenimiento. Es una formula sencilla, casi automatizada, en donde la escritura es tan lineal como sus secuencias de acción. Aquí, las historias adicionales gozan de un apresuramiento desinteresado que terminan minando la trama principal con una falta de profundización en la motivación del plan del villano en cuestión.

El plan, que incluye la destrucción de los recursos naturales de la isla por un centro de drogas, solo se revela en la mente criminal del ejecutor. Situación que no se dedica mucho tiempo en explorarse y que la dirección no puede suplir con las coloridas imágenes de la isla. Esto hace que la narrativa de Paradice City tenga un andar desinteresado y cansino, con muy poco espacio para que el observador digiera lo que esta sucediendo. También tiene un gran problema de ritmo. Las apariciones ocasionales de Willis y Travolta son cubiertas por actores secundarios que no pueden llevar el interés de la trama. Resulta difícil sentir empatía por ellos atento que no se evidencia ningún tipo de carisma que los identifique.

La decepción llega en su punto culminante cuando se desarrollan las secuencias de acción. Ninguna de ellas tiene un componente confiable. Los movimientos de lucha como las escenas de disparos gozan de gran ordinarez como de una falta total de timing, desaprovechando el talento innato de Willis (a pesar de su diagnostico público de afasia). Resulta llamativo como un director competente como Chuck Russell, responsable de títulos taquilleros como La mascara y El Protector, haya elaborado tremendo descalabro. Las películas de acción tienen que tener como mínimo una sensación de vivacidad y Paradice City no la tiene.

RESUMEN

En definitiva, Paradice City es otro título de acción decepcionante. Las ocasionales intervenciones de Bruce Willis y John Travolta no fueron bien cubiertas por actores secundarios a los que resulta difícil empatizar. Con secuencias de acción poco confiable se vuelve un film desechable.

Si te gustó compartilo!

SE REVELA POSTER Y TRAILER DE LA ANTEPENULTIMA PELICULA DE BRUCE WILLIS

tráiler wrong place

Wrong Place, es la antepenúltima película protagonizada por Bruce Willis. Lo acompaña Ashley Greene.

En Wrong Place,   Willis interpreta a Frank, un exjefe de policía de un pequeño pueblo.  Se encuentra siendo perseguido por un capo de la metanfetamina que busca silenciarlo antes de que pueda dar testimonio de los hechos.  Si bien puede parecer que Frank no tiene a quién acudir, el capo finalmente se enfrenta a más de lo que esperaba cuando amenaza con dañar a la hija de Frank, Chloe (Ashley Greene ). 

El tráiler revela un asesinato en curso, que es interrumpido por el personaje de Willis. Mientras se prepara para ser el único testigo del caso, nota que su hija viene a la ciudad.  Es una situación que solo puede significar problemas, lo cual queda claro cuando Chloe y su amiga son secuestradas y Frank tiene la misión de salvarlos.  Mira el tráiler a continuación:

El tráiler pone en evidencia la paridad protagónica de Willis y Greene en las escenas de acción y su explicación puede obedecer a la reciente enfermedad del actor. Aquí se presenta también el poster del titulo de mención.

Wrong Place se estrenará el 15 de julio bajo demanda.

Si te gustó compartilo!

WHITE ELEPHANT (2022)

critica white elephant

Con un guion endeble y de escaso presupuesto, White Elephant no puede sobresalir del difícil genero de clase B. Con Michael Rooker, Bruce Willis, John Malcovich y Olga kurylenko.

Elefante blanco

El cine de acción clase “b” se ha mostrado como una fuente de trabajo para aquellos grandes actores que están viviendo sus atardeceres en la industria del entretenimiento. Pero lo que para viejas glorias pasadas es una forma de mantenerse vigente, para ciertos cineastas es una forma de exhibir su talento. En este lugar se encuentra Jesse V. Johnson (asiduo colaborador del artista marcial Scott Adkins), quién se esfuerza por llevar adelante una historia del inframundo criminal, con resultados diversos. Apoyándose en el oficio de Michael Rooker y en algunas logradas escenas de acción, no puede darle vida a un mundo criminal que lo absorbe.

La historia se abre con Gabriel (Michael Rooker), un ex marine convertido en asesino a sueldo que trabaja bajo las ordenes de un capo mafioso, Arnold (Bruce Willis). Cuando recibe un nuevo encargo, Gabriel le encomienda a su socio y aprendiz, Carlos, que ejecute al objetivo para destrabar el conflicto entre las organizaciones criminales mexicanas y rusas. Usando una bomba para limpiar la escena del crimen, Carlos es descubierto por la agente Flynn (Olga Kurylenko) transformándola en un testigo eliminable. Con Gabriel retomando la situación, una serie de eventos hará reconsiderar su vida criminal en la que pueda ser su sentencia de muerte.

White Elephant se nutre de una narrativa estándar y de diálogos habituales para este tipo de producciones. Hay una clara intención de recrear una línea dramática que no es del todo explotada por situaciones criminales que el guion adopta. Gabriel (Michael Rooker) es un ejecutor que extraña mucho a su esposa. Su prematura muerte y una promesa incumplida, lo llevan a reconsiderar su vida criminal. En este sentido, el guion complica el camino del personaje en su triple tarea de ejecutor, maestro del crimen y subordinado.

A pesar de ello, Rooker lleva adelante el film con total solvencia. Es un trabajo sencillo para un actor con mucho oficio, pero cuando el intérprete entra en escena, el film saca sus mejores réditos. La película le reserva eficaces secuencias de acción, especialmente en su tramo final, donde Rooker muestra su mejor forma. En igual sentido, lo acompaña Olga Kurylenko, demostrando todo sus profesionalismo aquí.

Elefante blanco

Bruce Willis y John Malkovich tienen papeles por demás secundarios, sobre todo el segundo, quién interpreta a un corrupto abogado, que disfruta contar historias de la antigua Grecia, como moraleja. El personaje de Malkovich es simpático, pero no aporta nada a la trama. En cuanto a Willis, su triste enfermedad (afasia) le impide hacer lo que realmente esperamos. Se evidencia un trato considerado en la condición de Willis al usarlo en interacciones cortas y concisas; y si bien el famoso y querido actor se la pasa la mayor cantidad de tiempo sentado, nos regala una aceptable escena con ametralladora en donde da muestra de toda su carisma.

White Elephant se mueve en una trama demasiada básica como intrincada, donde las interacciones no tienen el suficiente impulso para rescatarla. El cineasta hace lo que puede con pocos recursos, que parece haberse destinado al conocido elenco. Aun así, se las arregla para organizar la acción, con algunas secuencias de aceptable factura. Más no se le puede pedir a una propuesta mediocre, que cobra algo de impulso por ciertos destellos del director, como de sus grandes actores.

RESUMEN

En definitiva, White Elephant podría haber sido mucho mejor. Con un elenco conocido, en el que se destaca Michael Rooker, el film no puede resolver su intrincada trama, a pesar de algunas aceptables secuencia de acción. Dentro del genero de clase B no logra destacarse y ello dice mucho.

Si te gustó compartilo!

BRUCE WILLIS Y UNA DESPEDIDA LLENA DE ACCION

critica white elephant

Bruce Willis, Michael Rooker y Olga Kurylenko lideran el nuevo tráiler lleno de acción en White Elephant.

El reciente anuncio del retiro de Bruce Willis de la actuación ha dejado un halo de tristeza entre los fanáticos de la acción. El legendario actor padece de afasia y ello lo ha obligado a alejarse de los sets de filmación. Pero, Willis tiene pendiente cerca de siete películas a estrenarse y una de ellas es White Elephant. En esta oportunidad lo acompañan un elenco repleto de estrellas en las que se destaca Michael Rooker.

La película está dirigida por Jesse V. Johnson, cuyos créditos anteriores como director incluyen películas como Triple amenaza con Tony Jaa, Iko Uwais y Scott Adkins. White Elephant  es uno de los últimos largometrajes del Willis, quien interpreta a un despiadado jefe de la mafia. Ene l film ordena a un ex marine convertido en ejecutor (Rooker) que elimine todas y cada una de las amenazas, después de que dos policías presenciaran un intento de asesinato.  El tráiler completo de White Elephant se puede ver a continuación.

También protagoniza White Elephant el veterano actor de Hollywood John Malkovich. A él se une la siempre efectiva Olga Kurylenko, quien recientemente interpretó al villano  Taskmaster en Black Widow.  Los fanáticos de este impresionante elenco y los amantes de las películas de acción seguramente estarán encantados con lo que promete ser una película sumamente entretenida. Así lo muestra la secuencia final con Willis empuñando una ametralladora con cara de pocos amigos.

Si te gustó compartilo!

BRUCE WILLIS: Su retiro de la actuación y sus últimos años relatados por sus compañeros de trabajo

Un nuevo informe detalla el estado de deterioro de Bruce Willis en sus ultimas películas, dando una idea de su inevitable decisión.

Se ha retirado un grande del cine de acción. Un actor que ha hecho un nombre en la industria del cine a fuerza de un carisma inigualable. Dueño de una mirada pícara (con ceño fruncido incluido) supo equilibrar pequeñas dosis de sarcasmo mientras desarrollaba su principal icónico que lo convertiría en una estrella mundial. John McClane y su Duro de Matar marcó un antes y un después en la historia del cine de acción, generando millones de fanáticos en todo el mundo.

Luego vinieron otros éxitos notables como EL Protegido, Sexto Sentido, Doce Monos, Entre Dos Fuegos, Tiempos Violentos, entre otras. En los últimos años, y ya en el ocaso de su carrera, Willis se ha dedicado a participar en películas de bajo presupuesto dejando una imagen deslucida. Pero su altibajo desempeño actoral venía con un notorio problema de salud. Willis ya no era el mismo.

La triste noticia comunicada por miembros de su familia es que Bruce Willis tiene afasia. Una afección neurológica que a menudo se asocia con un accidente cerebrovascular o un traumatismo craneal.  La afección puede provocar un deterioro significativo de las habilidades de comunicación, lo que afecta el habla y la capacidad de escribir y comprender el lenguaje hablado y escrito. El anuncio causó conmoción en la industria del entretenimiento y trajo como consecuencia muestras de apoyo para el carismático actor de 67 años.

En un nuevo informe de Los Ángeles Times, se reveló que la condición de deterioro de Willis venía de arrastre desde hace varios años. Compañeros de trabajo, directores, actores y miembros del equipo han manifestado historias preocupantes sobre la condición del actor. Muchos describieron casos en los que Willis no era consciente de dónde estaba, lidiando con recordar su diálogo y usando un auricular para escuchar sus líneas de texto.  Según se informa, la mayoría de sus escenas de acción recientes, particularmente aquellas con disparos, fueron filmadas con un doble de cuerpo.

Esta última decisión fue consecuencia del comportamiento de Willis en el manejo de las armas de fuego. Mientras se filmaba la película Hard Kill de 2020, el actor necesitó dos tomas para descargar un arma, algo que trajo desconcierto en el elenco y en el equipo a cargo.

Si bien la condición de Willis siguió deteriorándose, su demanda laboral seguía siendo alta con varios proyectos de bajo presupuesto. En nombre y la imagen de Willis sigue vendiendo en los servicios de transmisión por streaming en donde sus películas forman parte del ranking semanal. Sin embargo, los cineastas comenzaron a tomar nota del empeoramiento de la condición del actor, y sus manejadores presionaron para que su diálogo se redujera enormemente. 

Jesse V. Johnson, director de White Elephant , un próximo thriller con Willis, dijo que su equipo de producción decidió que no harían más películas con el actor por respeto a él y dijo: “Todos somos fanáticos de Bruce Willis y el arreglo se sintió mal y, en última instancia, fue un final bastante triste para una carrera increíble, con la que ninguno de nosotros se sintió cómodo”. Un supervisor de producción de la película se hizo eco de esos sentimientos y dijo: “Es uno de los grandes de todos los tiempos, y tengo la mayor admiración y respeto por su trabajo, pero ya era hora de que se retirara”. 

Willis tiene ocho películas a estrenarse en el 2022. Todas de bajo presupuesto y con una participación en ellas casi irrisoria. La condición trágica de Willis lo ha llevado a retirarse y es un lástima que el actor no puede seguir ligado al mundo del espectáculo. Como seguidor y fanático de la de la filmografía de Willis no puedo más que sentirme afortunado de pertenecer a una generación de actores que nos invitaban a soñar. Bruce Willis es uno de ellos y desde aquí se le desea una próxima y sana recuperación.

Duro de Matar y la escena que lo inmortalizó para siempre. A continuación:

Si te gustó compartilo!

UN DIA PARA MORIR (2022)

critica un día par morir

Con una narrativa incoherente y con pobres coreografías de acción, Un día para morir (A day to die) es otro producto descartable que va directo al basurero. Protagonizan Kevin Dillon, Frank Grillo y Bruce Willis.

Programada para entretener sin exigencias, Un día para morir cruza el límite de lo absurdo gracias a una narrativa incoherente que hará malquistar al observador más optimista. En una trama donde los buenos y los malos intercambian etiquetas no hay nada aquí que merezca la pena visualizar, más allá de ganar un bostezo. Con pobres coreografías de acción, Un día para morir es otro película descartable de bajo presupuesto que va directo al basurero.

La historia se centra en Connor (Kevin Dillon). Hace un tiempo formó parte de un grupo secreto Swat para detener una toma de rehenes en un colegio. Las cosas salen mal y meses más tarde se encuentra trabajando como oficial de seguimiento de personas que están bajo libertad condicional. Durante su tarea, Connor mata a un traficante de drogas, que resulta ser una pieza importante dentro del circulo criminal que maneja el empleador criminal Pettis (interpretado por León). Resulta que para cubrir la perdida sufrida, Pettis secuestra a la esposa embarazada de Connor con el fin de que este le consiga dos millones de dólares. A contrarreloj, Connor llama a sus antiguos socios del equipo Swat para salvar a su esposa.

La confusa secuencia de apertura, en donde se presenta la situación de rehenes, marca la incoherencia de un argumento que no se preocupa mucho en explicar lo que expone en pantalla. Los agresores parecen ser miembros que pregonan la supremacía blanca pero no se sabe bien cuales son sus demandas. Están en un colegio pero los rehenes son adultos con lo que se supone que era un acto escolar. La “incontrolable situación” hace que intervenga el grupo comando con la autorización, en las sombras, del jefe de policía Alston (Bruce Willis). Lo que sucede a continuación marca el tono desconcertante de la película. El grupo secreto ataca el colegio con lanzacohetes y mueren personas inocentes. Es una secuencia que sorprende, negativamente, atento que no se preocupa por idear una historia de fondo. Sencillamente, sigue adelante con el caos como una forma de cubrir su falencia argumental.

Dicho esto, Un día para Morir no se ocupa de ninguno de sus personajes. Todos son interpretados con un trazo de artificialidad evidente y el esfuerzo que puede haber en alguno de ellos se pierde por la incoherencia de un guion a prueba de inocentes. El material narrativo con el que se trabaja aquí es confuso, artificial y hasta, en cierto punto, irrespetuoso. La frustrada premisa cobra impulso de irreverencia cuando los personajes intercambian papeles. Los malos y los buenos se confunden con un descaro desconcertante, que se potencia en su desenlace final. En es este punto, el traficante que secuestra a la mujer embarazada tiene un interés social, vendiendo drogas para mejorar la raza negra, pero la credibilidad del personaje se va cayendo a pedazos en el segundo acto de la película.

En términos técnicos, Un día para morir no tiene mucho para aportar. La dirección es llevada de una manera tosca, con movimientos de cámara estéticamente desagradables. Los efectos visuales, en las que se incluyen las coreografías de acción, son pobres, sumados a un trabajo de edición que evidencia los límites presupuestarios. Los tiroteos y persecuciones son genéricas y aburridas. Generando mucho ruido hacia el final, pero con una ejecución inerte y poco convincente.

Frank Grillo y Bruce Willis son los rostros más conocidos aquí y sirven, solamente, como gancho de marketing. Ambos trabajan escasos minutos y poco pueden hacer con un guion que no se preocupa en mantener la coherencia con el esfuerzo. De hecho para cubrir la ausencia de Willis en parte de la producción se utilizó un doble de voz y CGI, para mantener al actor involucrado en la historia.

RESUMEN

En ultima instancia, Un día para morir (A day to die) es un film que debes dejar pasar a no ser que estés muy aburrido. No hay nada aquí que merezca un vistazo. Su débil e incoherente argumento detonan la paciencia del observador y con ella la falta de respeto. Frank Grillo y Bruce Willis solo forman parte de un producto de marketing.

Si te gustó compartilo!

CENTRO DE TRAUMA (2019)

critica centro de trauma

Simple y con escenas mediocres, Centro de Trauma es otro mala película en la que participa Bruce Willis. Disponible en Netflix.

Como se ha hecho referencia en otras reseñas, aquí publicadas, Bruce Willis sigue siendo una sombra de lo que fue. Aquel héroe de acción con “actitud” ha desaparecido, siendo llamativo el poco compromiso que el reconocido actor le imprime a sus últimas películas. Centro de Trauma (Trauma Center) no es la excepción, pero viene con una trampa. Bruce Willis tiene un papel secundario, dejando el peso de la trama en la protagonista principal. Con un argumento simplista, diálogos forzados y con escenas relativamente mediocres Centro de Trauma es la típica película mala de bajo presupuesto que llega directamente a la televisión.

La película esta ubicada en San Juan, Puerto Rico. Allí, una joven camarera llamada Madison Taylor (Nicky Whelan) se encuentra involucrada en un tiroteo en donde dos policías corruptos matan a un colega en una investigación en curso. Logra escabullirse, gracias a la intervención del teniente Steve Wakes (Bruce Willis) pero una bala logra impactar en su pierna y es llevada al Hospital, mientras se le hacen algunas preguntas del hecho. Puesta bajo custodia es reubicada en un piso vacío de la institución, mientras los policías corruptos vuelven tras sus pasos para no dejar cabo sueltos. Herida y sin posibilidad de comunicación, Madison tendrá que recurrir a técnicas de escapismo si quiere permanecer con vida.

Steve Guttenberg y Nicky Whelan en Trauma Center (2019)

Centro de Trauma pertenece aquellas películas de bajo presupuesto donde la principal preocupación es la rapidez de su rodaje. Rodada en 12 días en San Juan de Puerto Rico, el film cuenta con errores narrativos, por demás evidentes, dentro de una puesta en escena mediocre, que justifican el apuro de su realización. El inicio muestra un tiroteo en donde es víctima el compañero de Bruce Willis.

La lluvia de balas que ejecutan los policías corruptos hacen que la camarera se oculte detrás un recipiente de basura. Así y todo una bala logra alcanzarla y los asesinos se preocupan por recuperarla para que la misma no ingrese en el sistema balístico forense. Ello nos llevar a la siguiente pregunta, ¿No pensaron en recolectar las otras balas de la escena del crimen o las que se encuentran en el cuerpo de la victima? Entonces, el fin de los “malos” en cuestión, como la recolección de evidencias, se siente demasiado falso como para pasarlo por alto.

Discordancias como las mencionadas serán una constante en la película y lo que es evidente que no se preocupa demasiado en disimularlas. Por lo demás, las acciones centrales de los personajes y sus motivaciones se sienten deshonestas. Madison tiene un trauma con los hospitales por malos recuerdos del fallecimiento de su madre. Ello le quita la posibilidad de acompañar a su pequeña hermana internada en una estadía de una sola noche. Con lo que, la deja sola, antes de involucrarse accidentalmente con los policías corruptos. El destino (y el pobre argumento) hace que las hermanas habiten el mismo Hospital, aunque separadas, mientras la muerte acecha los pasillos.

Trauma-Center-1-1-600x431

Con los asesinos utilizando métodos demasiado trillados e inútiles (con policía bueno y malo incluido) se encuentran las técnicas de escape. Manteniéndose simple, en la persecución y peleas, dentro del Hospital, el film no aporta nada nuevo pero logra los mejores momentos gracias a la actuación decente de su protagonista principal. Sin embargo, como demostración de suspenso con niveles de claustrofobia es bastante mediocre.

En cuanto a Bruce Willis (rodó todas sus escenas en dos días) parece haber encontrado un lugar en el cine de bajo presupuesto. Su participación secundaria se siente desganada con diálogos simples y repetitivos que no conducen a nada. Los pocos momentos de acción que tiene, no cumple con lo que su nombre genera. Si quieres ver a Bruce Willis protegiendo a inocentes civiles se recomienda 16 Calles o Misión: Seguridad Máxima. En aquellas está el verdadero Bruce Willis, aquí es un sombra ambulante de lo que fue.

RESUMEN

En definitiva, Centro de Trauma (Trauma Center) cuenta con un pobre guion y escenas mediocres que justifican su apresurado proceso de filmación. La trampa aquí (ya es costumbre)es la imagen publicitaria de Bruce Willis, quien tiene un papel secundario y demuestra una evidente falta de compromiso. A pesar del esfuerzo de su protagonista principal, es sencillamente, una mala película.

Si te gustó compartilo!

FORTRESS (2021)

El reconocido héroe de acción vuelve a vender barata su reputación. Fortress, es otra mala película de Bruce Willis.

El tiempo ha cambiado para Bruce Willis, a punto de cumplir 67 años en Marzo de este año ha decidido participar en toda clase de películas de bajo presupuesto. Ello no es reprochable en razón de que las llamadas películas de clase “B” tienen su encanto sin son realizables con pasión e ingenio. Willis, está perdiendo su pasión por la actuación y lo que es peor el carisma que solo tienen los elegidos. Cansado y en modo “piloto automático”, Willis forma parte, una vez más, de una producción mediocre que lima su reputación de otros tiempos. Fortress, (La Fortaleza) es otra mala película de Bruce Willis.

Fortress, pertenece al grupo de películas que salen directamente para el consumo hogareño. Diálogos sin sentido, historia improvisada y una puesta en escena poco profesional es lo que se encontrará aquí, pero eso no es reprochable. Sí lo es las pocas ganas que aporta la leyenda de acción. La historia nos lleva a un complejo privado en el bosque donde se hospedan personas retiradas. No hay comunicación y señalamiento de llegar hasta allí, es un lugar bien custodiado con cercas, guardias y cámaras de seguridad.

Un día, un joven empresario, Paul, emprende un viaje hacia el campamento con el objetivo de conversar con su padre (Willis) sobre un emprendimiento en que se involucra las criptomonedas. Hace tres años que no se hablan y aun así le solicita la suma de cinco millones de dólares. En el ínterin, un grupo comando fuertemente armado irrumpe la propiedad para saldar cuentas con un agente encubierto del pasado. Mientras padre e hijo escapan a una fortaleza de alta tecnología, saldrá a la luz el motivo del asedio del escuadrón atacante.

Para empezar el personaje de Willis no tiene ninguna emoción en sus líneas de texto, su participación se desarrolla en forma cansina, casi displicente, y sus apariciones son muy breves. Cuando entra en acción su aporte se siente algo editado, como si Bruce Willis filmara por separado para luego ser agregado en la secuencia con sus compañeros. Esta actuación rígida y desganada del actor potencia los defectos de un film y lo conduce al aburrimiento. Sin el carisma de Willis no tiene demasiado sentido apostar el tiempo por una producción que no tiene nada que aportar.

En consonancia con lo dicho, se puede apreciar la utilización del doble de Willis. No se hace referencia a explosiones o momentos que demanden un riesgo físico. Solo escenas donde la calvicie del actor no es del original. Con solo prestar atención en algunos momentos en los que el personaje de Willis esta sentado, se verá claramente que no son las orejas y la cabeza del actor. Esto puede llegar a tener una explicación y es el tiempo de filmación con la que contó Willis en los cuadros de cada escena. Los resultados y el corte final están a la vista, una penosa producción con poco aporte físico e interpretativo de su principal estrella.

Ahora bien, ¿hay algo rescatable en el vertedero? Con mucho esfuerzo se puede llegar a decir que el subjefe del grupo comando aporta las mejores, pocas, secuencias de acción. Por lo demás, la plana historia de venganza se lleva con un ritmo deslucido, a tono con el poco entusiasmo de Bruce Willis. La fortaleza es un nombre que no debe confundirse con aquella convincente propuesta de Christopher Lambert. La película de 1992 hace honor al titulo que lleva su nombre y no la presente, que aporta agujeros lógicos de su delicada estructura, a cada minuto.

Fortress deja abierta una continuación. De hecho se están preparando dos secuelas. Veremos si logran mejorar, lo que parece una misión casi posible. En cuanto a Willis, a pesar de su edad y sus días de glorias pasadas, debería elegir mejores propuestas. Aquellas que le hagan sacar algún brillo de su lustroso nombre.

RESUMEN

Con un Bruce Willis apático y desganado, Fortress es una historia plana de venganza con poca acción y una puesta en escena por debajo de lo mediocre. Los fanáticos del actor, como el que suscribe, se sentirán decepcionados por el poco profesionalismo de la estrella.

Si te gustó compartilo!

APEX (2021)

Mejor, dejarla pasar. En Apex, Bruce Willis hace poco y lo despoja de su antigua gloria.

Ya no es ningún secreto reconocer un producto de baja calidad o lo que es mejor, en la jerga cinéfila, una película mala. El escaso presupuesto, los interpretes o la poca publicidad no son motivos de aquel preconcepto, sino su reincidencia en el tiempo. ¿Cómo es esto? Para ser gráficos, hay interpretes y directores que navegan bajo la superficie. Filman películas en menos de 10 días a cambio de un cheque de pago con resultados nefastos en términos artísticos. Son las ahora denominadas películas express, en las que cuentan una historia reciclada, con actores desconocidos o en decadencia, destinada a ser consumida como un servicio de cafetería.

Ahora, cuando en una película está Bruce Willis cuesta asimilarlo porque es un ícono del cine de acción. Tiene 66 años es cierto, pero puede participar en propuestas mejores a las que está realizando y que solo le sirven para deslucir su imagen bien ganada. En esta oportunidad, interpreta a Thomas Malone, un hombre peligroso que ha estado encarcelado por varios crímenes sin detallar. Su salida de la cárcel obedece a una propuesta. Debe ser la presa de unos cazadores adinerados que se entretienen matando criminales como deporte. El lugar, es una isla, que funciona como un coto de caza, llamada Apex, donde Malone deberá sobrevivir si quiere ser libre.

Lo que viene a continuación es una replica de exitosas películas pasadas, a las cuales no logra rendirle el más mínimo tributo. Malone esta solo en la isla y no tiene ningún arma en su poder. Cuenta con tres horas de ventaja, antes que los cazadores emprendan la búsqueda. La trama s encarga de resaltar el sigilo y las capacidades de la presa, Malone es un ex-policía imbatible y con amplias habilidades en combate. Pero en los papeles, solo pasea por el bosque, deteniéndose a fumar un habano, antes de que transcurre una hora de metraje para confrontar con sus perseguidores. Mientras tanto, el film exhibe argumentos suficientemente tontos para que los “expertos cazadores” confronten entre ellos. El resultado es un tedio absoluto que, inexplicablemente, no sigue los lineamientos de su premisa.

Apex es una isla tecnológica. Los cazadores solicitan recursos con solo mencionar el nombre de un programador. Con lo que, la tecnología que inocentemente tratan de mostrar se desvanece en el tonto enfrentamiento entre cazadores. ¿Bruce Willis? Tiene una buena presentación en el comienzo, donde la trama parece hacer referencia a sus exitosas películas pasadas. Un holograma de Apex resalta sus lesiones, menciona una columna vertebral aplastada al saltar en un edificio, posiblemente refiriéndose a Duro de Matar. La supervivencia en un accidente en un tren, en alusión a El Protegido, y un disparo por la espalda en un aeropuerto, señalando lo que podría ser la secuela de Duro de Matar. Por lo que esta introducción de su personaje es lo de mejor del film y de un interprete que fue grandioso en su tiempo.

En Apex, sus diálogos lucen forzados e incomodos, con una falta de compromiso evidente, como si supiera que lo que esta representando es una auténtica basura. Cuando el film entra en acción, su personaje pasa a un segundo plano, un desperdicio porque la trama podría haber sido un buen vehículo para que el ex-duro de matar ejecute su carisma.

Para finalizar, no se puede dejar de nombrar al padre de la nefasta criatura, Edward Drake. Es la tercera colaboración con Bruce Willis y parece que no va hacer la última. Algunas ya estrenadas, como Cosmic Sin y Breach, han demostrado el escaso talento detrás de cámaras del cineasta. A esta altura debiera saber que la ciencia ficción no es su campo.

PUNTOS POSITIVOS

  • Leer esta reseña te evitará una perdida de tiempo.
  • Su comienzo es esperanzador. Si bien dura un suspiro, entretiene con su premisa. Luego se derrumba en caída libre.

PUNTOS NEGATIVOS

  • Las actuaciones son al límite de la vergüenza.
  • Bruce Willis vuelve a estar desperdiciado. No obstante su participación luce desinteresada.
  • Los efectos visuales no son llamativas ni creíbles visualmente.
  • Imita la estética de Depredador y Operación Cacería. Su resultado es una decepción terriblemente mediocre.

RESUMEN

Apex es una película que deberías dejar pasar. No tiene ningún factor de entretenimiento y desaprovecha la imagen y el escaso tiempo en pantalla de Bruce Willis. El “ultimo boyscout” debería dejar de colaborar con su asiduo director, que no lo beneficia.

Si te gustó compartilo!

MEDIANOCHE EN SWITCHGRASS (2021)

critica midnight in the switchgrass

Un thriller de asesinos en serie mediocre en donde la investigación está ausente. Con Megan Fox, Bruce Willis y Lukas Haas.

Los thrillers criminales pueden ser abordados de diferentes perspectivas pero siempre apoyados en una regla narrativa básica que es la investigación. Las pistas o señales que se dejan en la escena del crimen juegan un papel fundamental en la trama porque aportan el interés necesario para descubrirlas. Sin ellas, el rol detectivesco carece de sentido y con ello la pérdida de emoción que genera este tipo de propuestas. Es lo que sucede con Medianoche en Switchgrass, un thriller de asesinos en serie mediocre en donde la investigación está ausente.

La historia se abre en la ciudad de Florida, Pensacola. Resulta que hay una media docena de asesinatos sin resolver y un asesino en serie ataca de nuevo. Todas son mujeres y la mayoría de ellas trabajadoras sexuales. Un oficial de policía (Emile Hirsch) del departamento de Florida está tras sus pasos pero llamativamente sus jefes lo apartan del caso. Pero no estará solo, una pareja policial del FBI, la agente Rebecca Lombardo (Megan Fox) y el agente Karl Helter (Bruce Willis) tienen indicios suficientes para atrapar al criminal desde un ángulo diferente. Trabajarán juntos para capturar al asesino, antes que ataque de nuevo.

Resulta extraño lo que sucede en Medianoche en Switchgrass atento que cuenta con una destacada actuación de Lukas Haas, como el asesino. Su personaje demuestra el terror de un simple padre de familia que sale a cazar a sus victimas por las noches con su camión. Lo destacable es la forma en la que se desenvuelve el asesino. Es amable y cariñoso con su mujer y pequeña hija pero siniestro cuando atrapa a sus victimas.

Haas interpreta a Peter, un hombre común, que puede ser un vecino de cualquier vecindario. Su amor por su hija aísla los crimines cometidos, algo que Hass logra transmitir al contener su monstruo interior de una manera escalofriante. El experimentado observador reconocerá al actor por su labor en la película Testigo en Peligro (1985), protagonizada por Harrison Ford. Resulta increíble que en aquella era tan solo un niño. 36 años después, mantiene la misma mirada, algo que el director supo captar siendo la mejor razón para ver la película.

Ahora, dejando de lado el villano, el film no tiene los personajes ni el impulso narrativo suficiente para acompañarlo. Ello se debe a la casi ausencia de pistas o señales que emergen de la escena del crimen, perjudicando la intriga del relato y la labor de los protagonistas. En este punto el cineasta Randall Emmett no logra fortalecer el guion como tampoco sacar lo mejor de sus tres estrellas. Megan Fox y Bruce Willis caracterizan a dos agentes federales que buscan al asesino por trata de personas. La bella actriz tiene un rol principal pero su comportamiento como policía es demasiado torpe, la única escena de defensa personal que ejecuta luce desincronizada. A pesar de ello, convence en su desenlace final.

En cambio, Bruce Willis tiene un papel totalmente secundario. Su presencia es intrascendente y pasa el poco tiempo en pantalla sentado. Que el poster del film no confunda. Esta no es una película de Bruce Willis, es un aporte de no más de 5 minutos. En cuanto a Emile Hirsh, hace todo lo posible para resultar creíble pero el guion no lo ayuda demasiado.

Medianoche en Switchgrass fracasa porque no tiene una dirección competente. Ello se evidencia en ciertos aspectos de su edición donde se alternan las imágenes, luciendo entrecortadas. Pero lo cierto es que la película carece de una línea temática que brinde a la audiencia una razón para demostrar interés en las pistas convencionales que deja el asesino, como su persecución. En este aspecto, de haber contado con una visión detrás de cámara más creativa el resultado hubiese sido diferente. Una pena, porque el film cuenta con un convincente villano pero el guion y sus personajes principales no lo supieron aprovechar.

PUNTOS POSITIVOS

  • Lukas Haas. Convence con su representación de asesino, pero no logra salvar la película.
  • Su narrativa, en el mejor de los casos, es aceptable.

PUNTOS NEGATIVOS

  • La dirección se siente descuidada. Los trabajos de edición dejan en evidencia al calidad del film.
  • Las estrellas del relato no están a la altura.
  • El guion. Carece de una línea temática que aporte interés al relato. Sin pistas no hay investigación.

RESUMEN

Medianoche en Switchgrass (Midnight in the Switchgrass) es un thriller de crímenes mediocre. La ausencia de pistas y señales en la escena del crimen alteran el interés del relato y con ello su regla narrativa básica: la investigación.

[usrlist “Puntuación: 1.5”]

Si te gustó compartilo!
es_ARSpanish (Argentina)