Crítica de CHICA SKATER (2021)

(Buena)

Un drama deportivo que busca el camino de la felicidad a través de una patineta.

Se puede decir que es más fácil identificar la felicidad que definirla porque su evidencia se manifiesta a través de la mirada. Esa emoción natural que crea una sensación de bienestar, de satisfacción y de alegría es fácilmente detectable si se logra transmitirla. Ello es lo que sucede en Chica Skater, una genuina representación de la felicidad a fuerza de voluntad en una comunidad que vulnera los derechos de la mujer.

La historia se centra en la joven adolescente de la India rural en Rajasthan. Su nombre es Prerna (que significa inspiración) y ocupa su tiempo entre el trabajo y en la ayuda doméstica. Ello le genera dificultades para concurrir al colegio porque su padre la necesita para generar dinero vendiendo comida. En este aspecto vemos la situación precaria del pueblo de la India, un lugar dividido por castas y en el cual la mujer no tiene libertad de decidir. El peso de la decisión la tiene el padre. Un hombre que se mueve por patrones de conducta sociales cuestionables pero que hacen a la costumbre del lugar.

Hasta que llega a la aldea Jessica (Didi para los lugareños), una inglesa que busca revivir su pasado ancestral y encuentra en los niños y en Prerna una movilización interna que antes no tenía. En una secuencia del film Jessica le pregunta a la protagonista que quiere ser cuando sea grande, al cual no tiene respuesta. Nadie le había hecho una pregunta semejante. El rostro y la mirada de la intérprete india empiezan a causar efecto, en este momento su silencio cobra sentido. Es una mujer sin oportunidades, su vida está condenada a las reglas de una sociedad en las que incluye el matrimonio arreglado, es decir la mujer no puede elegir por amor.

No obstante ello, Prerna encuentra su libertad en el skate. El amigo de Jessica (que trabaja en la zona) aparece en patineta y llama la atención de los niños. Ellos ven fascinados el nuevo artilugio y empiezan a interiorizarse por los movimientos. Jessica reparte patinetas con lo que luego causan un revuelvo por todo el pueblo. Aquí empieza a desarrollarse la pasión de Prerna por el skate. No es es el deporte en sí, sino su libertad. La sensación de no someterse a ninguna regla. Ella patinando descubre su felicidad y le creemos, porque su rostro y su mirada es conmovedora a punto tal que uno se involucra en su descubrimiento. No nos importa si nos gusta o no patinar. Nos importa la felicidad de Prerna. En este aspecto, la interpretación de la actriz esta en su punto máximo. Gran descubrimiento.

Ahora bien, en la historia tiene sus sinsabores. Uno de ello es la criminalización del uso del skate con lo que llevará a Jessica y sus amigos a idear una pista de competición. La construcción del llamado skatepark fue intencionalmente creada por la cineasta Manjari Makijany con la idea de crear sueños y libertad en los niños aldeanos. Esto es, la pista actualmente sigue allí, se construyo en 45 días para esta película y es uno de los parques de patinaje mas grandes de la India.

En este momento el film se divide en dos partes. La búsqueda de presupuesto para construir la pista de patinaje y el destino de Prerna en la cual la película le otorga la maravillosa posibilidad de decidir. En este punto el film gana en emotividad gracias al aporte sentimental del personaje. Prerna es sensible, honesta y obediente pero valiente. Rasgos perfectamente caracterizados por la actriz a través de su mirada y de su sonrisa.

Chica Skater es netamente convincente en su faceta interpretativa. No así en su narración que se torna previsible. Pero lo que realmente importa es la emoción encendida de Prerna descubriendo su felicidad, ayudada por su querido hermano menor. Ambos realizan una hermosa actuación y de ayuda mutua demostrando que la hermandad es un lazo irrompible y que funciona ante cualquier obstáculo.

PUNTOS POSITIVOS

  • Rachel Saanchita Gupta (Pherna). Su actuación es gratificante.
  • Los actores secundarios.
  • Recomendable para toda la familia.

PUNTOS NEGATIVOS

  • Es previsible. Pero muy disfrutable.
  • El mensaje es bueno pero por lo visto el pueblo indio necesita algo más que una pista de patinaje.

RESUMEN

Chica Skate (Skater Girld) es disfrutable, mas allá de su previsibilidad. La hermosa y convincente actuación de su protagonista en el descubrimiento de “su” felicidad la hacen un producto recomendable.

[usrlist “Puntuación:3.0”]

Si te gustó compartilo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_MXSpanish (Mexico)