TULSA KING (2022)

critica tulsa king

La nueva serie de mafiosos de Paramount + tiene un valor agregado insoslayable: la fuerza y el carisma de Sylvester Stallone.

El legendario actor desembarca por primera vez en el formato de serie de televisión con un proyecto hecho a su medida. Acostumbrado a interpretar protagónicos de héroe de acción en donde la exigencia física y la dimensión de sus personajes (Rocky, Rambo, El Demoledor, Cobra, y tantos otros más) opacaban su talento como actor, ahora tiene la posibilidad de explotar su infravalorada faceta interpretativa. De la mano de Taylor Sheridan, responsable de la exitosa serie Yellowstone, Stallone brilla en solitario con el peso que detentan las grandes figuras y demuestra que a sus 75 años todavía tiene la fuerza y el carisma para revalidarlo. Los primeros dos episodios de Tulsa King se encuentra disponibles en Paramount +.

Tulsa King sigue a un capo de la mafia de New York ( Sylvester Stallone) que, después de haber cumplido 25 años en prisión, regresa al mundo criminal con la clara intención de ser recompensado. Dwight, “The General”, Manfredi ha sacrificado su libertad y su vida privada por un crimen por encargo y su silencio se ha mantenido inquebrantable. Ahora, reclama aquél favor pero el mundo del hampa a cambiado y su presencia se torna anticuada. Los jóvenes capos de la mafia de Brooklyn lo envían a Tulsa. Una desértica ciudad de Oklahoma donde tiene la posibilidad de construir una empresa criminal.

La novedad de la serie es el desembarco televisivo de Sylvester Stallone y la expectativa de lo que puede generar su personaje más allá del peso de su figura. Lo cierto es que el personaje central no un es típico matón que golpea y luego pregunta. Stallone, claramente, no quería eso y en su lugar personifica a un ” viejo gánster” simpático y encantador que no es ajeno a desplegar su violencia cuando su paciencia se irrita. Este rasgo distintivo es un acierto para Stallone atento que logra equilibrar el humor y el sarcasmo con la rudeza propia de un capo criminal venido a menos.

Esto le permite al legendario actor tener más diálogos que de costumbre, demostrando que no es un interprete monosílabo. Los tiempos de la narrativa de Tulsa son llevados a tiempo y con gracia por Stallone, en donde los fanáticos como sus detractores se verán gratamente sorprendidos por su costado más divertido. Es en este aspecto donde la serie ofrece algo diferente logrando que la fuerte y carismática presencia de Stallone no se pierda con la cohesión general de la trama.

La historia de Tulsa King cuenta con ingredientes convencionales del genero lo que hace suponer que la ejecución inicial de la serie (su primera temporada cuenta con 10 capítulos) contará con traiciones y venganzas dentro del asenso de un criminal en el mundo del hampa. A pesar del entusiasmo que genera Stallone en la serie, resta saber si la misma estará condenada a perdurar en el tiempo, teniendo en cuenta que el actor ha declarado que le demanda mucho esfuerzo su participación en los sets televisivos. A pesar de ello, los primeros episodios de Tulsa King es una buena oportunidad para disfrutar otra faceta de la personalidad interpretativa de Stallone. Sorprende, entretiene y divierte. Como siempre lo ha hecho Stallone en sus 75 años de vida, un entrañable actor legendario que resiste el paso del tiempo.

RESUMEN

En definitiva, los primeros dos episodios de Tulsa King cuenta con el atractivo de una historia criminal que se potencia por la figura estelar de Sylvester Stallone.

MEN

Si te gustó compartilo!

UNDERCOVER: Operación Éxtasis (2019-2020)

critica undercover: operación éxtasis

La plataforma de servicio de streaming NETFLIX produce su primera serie belga/holandesa, basada en una historia real.

Cada vez que nos disponemos a mirar un catálogo de series disponibles nos preguntamos si realmente vale la pena porque, a diferencia de un largometraje, la trama, en principio, está más elaborada. Esto quiere decir que se necesitan al menos tres capítulos para introducirnos en la historia, que juegan como un plazo de gracia para continuar con su visualización. Dicho esto, Undercover no lo necesita porque su relato logra captar el interés de inmediato gracias al magnifico trabajo de su plantilla actoral.

Ahora bien, ¿Cuál es la esencia de su trama? . La serie consta de dos temporadas, de 10 capítulos cada una, y se basa en la investigación policial en el tráfico de drogas y de armas ilegales. La policía belga/holandesa realiza un trabajo en conjunto para dar con la captura de Ferry Bouman, un capo de la droga que fabrica y trafica pastillas de éxtasis. Para ello necesitan infiltrarse en un camping belga para recabar información sobre los movimientos del grupo criminal.

Aquí entra en juego el titulo de la serie. Dos agentes encubiertos se hacen pasar por una pareja y alquilan una cabaña cerca de la Ferry. La misión es tratar de generar confianza para poder ingresar al selecto grupo de delincuentes y atraparlos en el momento de ejecutar la operación ilegal. En este aspecto es donde la serie se hace fuerte a medida que avanza los capítulos. Que su titulo genérico no desoriente. Undercover hace hincapié en las tareas de infiltración, esto es buscar el punto débil para generar una situación de confianza ventajosa, con lo que no esperen grandes secuencias de acción, persecución o de combate porque no es el fin por el cual fue creada. No lo necesita.

Undercover, cuya traducción sería Encubierto, relata las vivencias que tienen que padecer los agentes encubiertos para llevar adelante su misión, dejando de lado su vida privada. No es el fin de elcritico.com.ar generar spoilers porque cada capítulo retroalimenta al siguiente, con lo que solo se adelantará la labor de la pareja protagónica como de sus villanos.

Bob (Tom Waes) y Kim (Anna Drijver) son dos agentes con vidas diferentes. El es un padre de familia y es asignado al nuevo caso, luego de una exitosa misión encubierta. El estilo interpretativo que imprime el actor belga es realmente notable porque logra resaltar su personaje de una forma realista sin caer en sobreactuación. ¿Cómo lo hace? Utiliza su capacidad actoral en el momento oportuno y cuando la narrativa se lo permite, con lo que sus medidas expresiones faciales y sus silencios están desarrollados con buen timing.

Esta cualidad interpretativa le permite transitar los 20 capítulos de la serie con total facilidad porque su personaje no cansa. Al contario, va evolucionando a medida que se encuentra con dificultades de la trama. Sin dudas un actor con buena presencia escénica, que maneja varios idiomas, y que se desenvuelve como si fuese una especie de Jean Paul Belmondo moderno.

En cuanto a su compañera de elenco, la actriz y modelo holandesa (Anna Drijver) desarrolla un digno papel al ser la figura de contrapeso dentro de la pareja encubierta. Representa a una mujer soltera con hábitos policiales estratégicos diferentes al de su partenaire. Ambos necesitan acercarse a Ferry lo más rápido posible y ella será clave al empezar un vínculo afectivo con la mujer del traficante.

Y llegamos a unos de los villanos por el cual se basa la historia. Ferry Bouman, interpretado por Frank Lammers. Nobleza obliga es lo primero que elcritico.com.ar tiene para decir. ¿Por qué esta expresión? Porque el actor holandés interpretó al mismo personaje en Ferry (2021), film posterior a la serie y donde luce más joven para narrar los comienzos de su imperio. La impresión no fue positiva pero si lo es en Undercover.

Lammers desarrolla su personaje de forma magistral. Es el alma de la serie y su presencia es significativa cada vez que aparece en pantalla. Si bien compone a un narcotraficante violento y desconfiado logra ese aura que muy pocas actores logran exteriorizar. Sabemos que es el “malo” y que en algún momento recibirá su cometido, pero al mismo tiempo nos resulta atractivo visualmente generando una empatía pocas veces vistas en otro personajes.

Caracortada (1983) o Fuego Contra Fuego (1995) pueden resultar de ejemplos en donde los maleantes nos pueden resultar atractivos. Que no se malinterprete, se hace referencia a la cualidad interpretativa, Aquella que despierta un interés en el observador por la composición del personaje, no así por su comportamiento ilícito.

Lammers está en esa línea. Lo que alguna vez supieron exhibir actores como Al Pacino y Robert De Niro, lo hace el actor holandés brindando una excelente interpretación. Sin dudas Ferry Bouman le dará la fama mundial que no necesita en su país de origen.

Ahora Ferry no está solo, es el líder de una banda de narcotraficantes. En este aspecto el grupo luce vulnerable, salvo su cuñado que se encarga de los contactos y de los negocios representando al hombre de confianza. Pero la parte dramática/ emocional se la lleva la actriz holandesa Elise Schaap, representando a la esposa de Ferry. Su interpretación de mujer “inocente” será la clave para que los agentes puedan infiltrarse en la vida del matrimonio . La serie le tiene reservada varios capítulos en donde se evidencia una clara transformación emocional de la protagonista.

Sin ánimo de revelar spoilers la segunda Temporada introduce a dos villanos, los hermanos Bergers. Ambos lucen convincentes y mantienen el interés ganado de la primera parte. Se diferencian de Ferry en su comportamiento y en su actividad. Los hermanos, Jean-Pierre y Laurent, son mas cerebrales y fríos, con lo que inducirá a utilizar nuevas tácticas de infiltración. El transporte ilegal de armas es una empresa familiar donde la corrupción parece estar disimulada por un rancho de caballos que representan la tradición estadounidense. Vale la pena señalar la correcta interpretación de todos los actores/actrices secundarios que forman parte de un engranaje en la que se mueve la máquina visual Undercover. Es justamente ese equilibrio adecuado entre los interpretes que logra que la serie sea totalmente adictiva.

Undercover se sumerge en una historia basada en hecho reales pero lo aborda desde el punto del vista de los agentes encubiertos. De aquellas personas que dejan su vida para representar a otra a costa de un procedimiento legal. En este aspecto la serie se permite autocuestionarse. ¿Hasta que punto se pueden respetar las normas legales y morales para atrapar a un delincuente? En ese camino de duda transita Undercover donde el riesgo y la supervivencia se balancean.

PUNTOS POSITIVOS

  • Las interpretaciones. Son de primer nivel. Frank Lammers (Ferry) y Tom Waes (Bob) ofrecen labores destacadas.
  • Muy buenos actores secundarios.
  • La premisa como su secuencia narrativa están bien ejecutadas. Los capítulos atrapan y son netamente adictivos.
  • Esta inspirada en un hecho real.

PUNTOS NEGATIVOS

  • La temporada 2 tiene pocos minutos de Ferry.
  • Algunos conceptos morales que intenta resaltar el Jefe de Bob. Lucen desatinados teniendo en cuenta el esfuerzo y el sacrificio personal del protagonista y de la operación.

RESUMEN

Undercover es una recomendable serie de crimen donde las tareas de infiltración tienen una destaca puesta en escena. Su atractiva premisa solventemente ejecutada y su adecuado equilibrio interpretativo la hacen un producto policial adictivo.

[usrlist “Puntuación:4.0”]

Si te gustó compartilo!

SKY ROJO (2021)

critica sky rojo

Los creadores de la Casa de Papel elaboran una propuesta de consumo rápido, polémico y, por momentos, divertido como lo es SKY ROJO. Su historia se distribuye a lo largo de ocho capítulos que se caracterizan por su escaso contenido narrativo y su ritmo frenético.

La trama gira alrededor de tres prostitutas que trabajan en el burdel Las Novias. El prostíbulo es dirigido por Romeo, un siniestro y oscuro personaje que se apodera de sus empleadas. Para ello lleva un libro de contabilidad en donde registra las supuestas deudas de las cortesanas. Un día una de ellas le presenta el deseo de retirarse para siempre del lugar. Como su dinero recolectado no llega a cubrir su abultada deuda (inflada) se desencadena un forcejeo con el proxeneta quién es derribado con la ayuda de dos compañeras. El resultado es el menos esperado para ellas. Romeo fue golpeado en la cabeza y parece estar muerto con lo que deciden escaparse del burdel antes que de ser acusadas de cómplice de asesinato.

A partir de aquí se generan una estructura narrativa circular. Esto es escapar para no ser atrapada será una constante en sus capítulos que se reiniciará a medida que se sortee cada obstáculo narrativo.

Ahora bien, por la temática que presenta la serie y por su desarrollo visual será muy fácil caerle en criticas porque ejecuta un texto narrativo por demás polémico. Primero, porque la prostitución está asimilada a la trata de personas en donde la mujer es explotada y forzada a trabajar en contra de su voluntad. Segundo, por las imágenes subidas de tono que se presentan dentro del burdel. Tanto el lenguaje vulgar como corporal son retratados en forma constante y en primer plano. Y tercero, por el ensayo machista para fundamentar el burdel, donde la mujer es solo un objeto.

No es animo ni intención del critico.com.ar entrar en ese análisis porque se considera que SKY ROJO lleva una línea interpretativa diferente. Las tres protagonistas quieren escapar del burdel no quieren ni desean ser prostitutas. La prostitución la ejercen por necesidad y para cubrir una situación de pobreza o de violencia doméstica. Por ello atacar la propuesta televisiva por representar la prostitución no tiene mucho sentido porque la misma se encarga de exponer las miserias humanas. Sería una denuncia antes que una representación.

Las tres protagonistas tienen historias diferentes. Coral (Verónica Sánchez) es una española que escapa de la violencia de su marido. Tiene un secreto oculto pero se hizo prostituta por protección. Antes era ama de casa y profesora de biología.

Wendy (Lali Espósito) es una argentina proveniente de la villa 31. Su llegada al burdel es para abastecer de dinero a su novia. Es el personaje menos desarrollado. Sin embargo lo equilibra a fuerza de carisma. Va de menos a más.

Gina (Yany Prado) es una cubana que llegó al burdel por engaño. Tiene la historia más convincente porque su personaje representa a muchas mujeres que fueron inducidas a desempeñar una tarea no querida.

Las tres historias están desarrolladas brevemente. Esto es su principal defecto. No tienen una profundización suficiente para solidificar cada personaje. El pasado de las protagonistas es narrado mediante uso de flashbacks y a toda velocidad. Sin embargo este método narrativo funciona para poner en órbita al espectador de inmediato. Su ritmo frenético es totalmente adictivo y se visualiza como si fuese un videoclip.

La ambientación es otro punto a destacar. Tanto el burdel como las locaciones exteriores están muy bien desarrolladas. Pero es el prostíbulo Las Novias el que se lleva toda la atención. Su iluminación con luces de Neón como su atmosfera de burdel está muy bien recreado. Aquí se visualizarán las imágenes mas chocantes y vulgares de la serie. Ante ello hay que decir que es un prostíbulo no una biblioteca. Sin embargo algunas escenas de sometimiento se podrían haber resumido. A pesar de ello lo que molestará algunos observadores es lo que representa mas allá de lo que se exhibe.

SKY ROJO no representa al sexo ni mucho menos. Son protagonistas que quieren escapar de el. Buscan tener una vida normal. Volver a sentir el placer de ser libre y de elegir su destinos. Aquí es donde el machismo se diluye y se engrandece la figura de la mujer. Las tres mujeres eligen ser libres por derecho y esencia en la segunda mitad del metraje donde deciden enfrentar a su oponente.

La serie consta de ocho capítulos de 25 minutos cada uno aproximadamente, logrando captar un interés adictivo por su alocado ritmo narrativo. Se destaca la lograda interacción entre los personajes, tanto del lado bueno como del malo, como su humor negro.

ELENCO

Verónica Sánchez, Lali Espósito y Yani Prado interpretan a las prostitutas. Todas están correctas pero la que siempre está un paso adelante es la actriz española. Es la que mejor desarrolla su faceta interpretativa.

Asier Etxeandia, Miguel Ángel Silvestre, Enric Auquer interpretan el trío del mal. Correctos al igual que sus compañeras de reparto. Pero el que se destaca es el primero. Romeo es el dueño del burdel y compone al malvado en cuestión. Su logro esta en lo que dice y no en lo que hace. El texto narrativo que representa es por demás disparatado. Por momento se asemeja un poco a los de Quentin Tarantino. El ensayo que hace del órgano sexual masculino es propio de una persona delirante mas que machista. Involucrar a Cristóbal Colon para justificar el funcionamiento de su burdel es bastante gracioso. Su caracterización de hombre siniestro y demente está muy bien desarrollado.

PUNTOS POSITIVOS

  • La interpretación de Romeo y Coral. Ambos con sus contrapuntos mantienen el interés del relato.
  • La ambientación del burdel.
  • El ritmo frenético y su humor negro.
  • La persecución en ambulancia de corte tarantinesco es muy efectiva.

PUNTOS NEGATIVOS

  • La historia particular de cada prostituta no está profundizada.
  • Algunas imágenes pueden molestar a ciertos observadores.
  • Su excesivo diálogo vulgar.
  • La autoridad policial brilla por su ausencia.

RESUMEN

SKY ROJO es una propuesta para una determinado tipo de público. Su ritmo frenético y su interesante texto narrativo logran un producto adictivo mas allá de la delicada temática elegida.

[usrlist “Puntuación:3”]

Si te gustó compartilo!
es_ARSpanish (Argentina)