ROMANCE EN VERONA (2022)

critica romance en verona

Sin mucho para ofrecer, en cuanto a originalidad, Romance en Verona (Love In The Villa) es una simpática comedia romántica que entretiene a pesar de su extensa duración. Disponible en Netflix.

Relaciones de parejas que se rompen y viajes programados que se concretan, a pesar del infortunio amoroso, es una premisa clásica para dar pie al descubrimiento de un nuevo amor. Romance en Verona adapta elementos reconocibles en otras películas de genero, con dos dispares protagonistas que no van más allá de su simple guion. Sin mucho para ofrecer, en cuanto a originalidad, el film entretiene por la ligereza del romance, pese a su extensa duración.

La historia comienza con Julie (Kata Graham), una romántica maestra de tercer grado que está a punto de viajar a Verona junto a su novio de cuatro años, Brandon. Mientras planifica su estadía en la ciudad del amor se encuentra con lo impensado, su novio la deja porque se encuentra demasiado ahogado con la relación. Desencantada, decide realizar el planificado viaje y conocer el balcón donde Romeo se le declaró a Julieta. Después de su accidente viaje a Italia, Julie se anoticia de que su reserva está ocupada por Charlie (Tom Hopper), un apuesto pero cínico británico que no está dispuesto a irse de la habitación. Cuando logran un acuerdo de convivencia se avecina un enfrentamiento entre ambos para ver quién se va de la Villa primero. Con el encanto romántico de la ciudad no tardarán en acercar sus diferencias.

Quien esté esperando un film a prueba de pañuelos o con ingredientes suficientemente emocionantes como para respirar un aire de romanticismo, es preciso señalar que Romance en Verona no los tiene. A pesar del encanto de la ciudad italiana y de algún que otro giro del “corazón”, el film sienta las bases en el juego de las diferencias de sus protagonistas y no aprovecha el impulso final, que sí se requiere para este tipo de comedias.

No hay una representación precisa en cuanto a la perspectiva de los personajes. Todo se desarrolla en forma simple y rápida, negando cualquier tipo de individualidad. Esto hace que el trasfondo de la historia y su romanticismo pierda fuerza a causa de la ligereza en que se retrata sus 15 minutos iniciales en donde prevale las situaciones accidentadas. De manera que, ninguno de los personajes cuenta con el peso necesario para resaltar y exponer sus historias. Esto le quita profundidad a la trama atento que tanto Julie como Charlie no tienen mucho para contar sobre ellos mismos, salvo algunos escasos diálogos.

Lo mismo sucede con el viaje que lleva el título del film. Julie ha planificado minuciosamente su viaje a Verona pero poco se muestra de su itinerario. De haberse involucrado más esta circunstancia el resultado hubiese sido más satisfactorio atento que el film se beneficia enormemente por las locaciones de la ciudad.

A pesar de estos problemas, Romance en Verona tiene la capacidad para entretener por méritos ajenos antes que propios por la sencilla razón de que repite una fórmula ya comprobada. En cuanto a la pareja protagónica, cumplen acabadamente, sintiéndose más cómoda y espontanea Kat Graham que su partenaire masculino, en deuda en su tramo final cuando se requiere una exigencia de compromiso romántico. A pesar de su simpleza y por momentos, irreal guion, la pareja ofrecen una aceptable química.

RESUMEN

En resumidas cuentas, Romance en Verona (Love in the Villa) es una comedia romántica más. Con una historia simple y carente de individualidad en sus personajes, es capaz de entretener, sin exigencias.

Si te gustó compartilo!

365 DIAS MAS (2022)

critica 365 días mas

Con escasa coherencia narrativa y cansinas secuencias sexuales, 365 Días más es más de lo mismo. Disponible en Netflix.

La primera parte de 365 días utilizó una historia polémica para llamar la atención. Un poderoso y apuesto gánster italiano secuestra a una mujer y le da un plazo de un año para enamorarse de él. El argumento fue atacado por todos los ángulos posibles y uno de sus fuertes criticas fue que el aberrante delito se perdía en la belleza, erotismo y poder de quién lo ejecuta. El film, inspirado en 50 sombras de grey, potenció escenas de alto contenido erótico y quiso ir más allá del límite de la censura.

Con coreografías eróticas banales y diálogos concisos y torpes, para disimular cualquier pobreza actoral, 365, tenía algo para contar, más allá de su desborde libidinoso. Su segunda parte, 365 Días: Aquel día, y no hizo más que exponer todo lo señalado pero en formato de videoclip, dejando sus diez minutos finales con la intriga de saber si la protagonista (Laura) continuaba con vida, luego de una balacera en la que incluía al hermano gemelo del personaje principal (Massimo).

Ahora, su tercera y ¿última parte? es más de lo mismo, con el aditamento de que su incoherencia narrativa y emocional es harto visible en el correr de los minutos. En esta oportunidad, la historia sigue en los momentos posteriores al crucial enfrentamiento de Massimo con su hermano gemelo. En la segunda parte, Laura ( Anna-Maria Sieklucka) es herida gravemente de bala y todo hace presumir que está muerta y que se avecina una guerra de familias de gánster. Lo cierto es que Laura sobrevivió y continúa su relación con Massimo (Michele Morrone). Pero la pareja entra en crisis cuando Nacho (Simone Sussina) reclama el amor de Laura, dando pie a un trío amoroso en el que solo dos pueden participar.

El gran error que comete la trilogía de 365 días, y que a esta altura no puede suplir, es su falta de coherencia narrativa. Se presume que una situación incierta será revelada en su capitulo siguiente y en donde la explicación completa el círculo. 365 Días más, reitera una vez más, errores del pasado al no contar una situación clave de su trama. Laura ha recibido un disparo de bala lo que hace presumir su riesgo de muerte. La secuencia posterior a los hechos muestran a la protagonista totalmente recuperada y con ganas de tener, “obviamente”, sexo.

Entonces, este corte intencionalmente intempestivo y deliberado de la historia, no hace más que olvidar su pasado, si es que una vez haya tenido intenciones de contarlo. La omisión señalada ha sido reincidente con otros acontecimientos claves, como el intento de asesinato de Laura con pérdida de embarazo incluido. Dicho “olvido” no solo subestima la tolerancia del espectador casual sino que dinamita cualquier intento de ensayo en su defensa.

Con todo, 365 días más nunca pierde de vista sus cansinos encuentros sexuales. Estos, cada vez más obscenos, comenten el error de llevarlos al punto de ser totalmente artificiales. El festival de muecas y movimientos sexuales pierden cualquier intento de erotismo a punto tal que se tornan risibles. En este punto, la plantilla actoral pone a disposición sus físicos trabajados y la voluntad de mostrarse siempre desnudos en pantalla. Indudablemente con ello no basta atento que los torpes y planos diálogos que esgrimen sus protagonistas no alcanzan a revitalizarse porque simplemente no tienen la solvencia para hacerlo.

Sin un timón el barco naufraga a la deriva. Y es precisamente eso lo que ocurre en la saga de 365 días. Quizás, el exceso de imágenes sexuales, fiestas alocadas y lujos de la clase alta, la privó de contar una simple historia de amor. Dicen que los excesos no siempre terminan bien, y la saga de 365 ha llegado a límite de lo permitido, aquellos que marcan un punto de inflexión sobre el tiempo perdido ante una incoherencia narrativa.

RESUMEN

En definitiva, 365 días más repite sus errores de sus predecesoras convirtiéndose en un espectáculo visual sin sentido. La apuesta a sus repetitivas escenas sexuales le juegan, otra vez, una mala pasada por no tener en su trama una coherencia narrativa.

Si te gustó compartilo!

EL VALET (2022)

critica el valet

Con un elenco encantador y una historia que fluye sin altibajos, El Valet es una reconfortante pieza visual a tener en cuenta. Disponible en Star+.

En el genero de la comedia, trabajar sobre dos personas con personalidades diferentes puede resultar familiar. Pero El Valet tiene mucho para ofrecer gracias a un guion dulce que potencia el humor, sin antes rescatar los valores familiares. Ayuda que los dos protagonistas sean encantadores, lo que facilita que en muchos aspectos la historia fluya sin altibajos. Eugenio Derbez y Samara Weaving llevan adelante una reconfortante pieza visual que no se debería dejar pasar.

La historia sigue a Antonio (Derbez), un aparcacoches del centro más pudiente de Los Ángeles que se encuentra atravesando una crisis matrimonial. Sus días de separación no son los esperados, se entera que su esposa está saliendo con alguien, mientras vive con su lujuriosa madre y con escaso dinero. Un día choca con su bicicleta un automóvil en el cual se estaba subiendo Olivia (Weaving), una famosa actriz cuya imagen se encuentra en todos los carteles publicitarios de la ciudad. Los dos no tienen nada en común, solo los vincula un hecho fortuito, atento que Antonio se transforma en un novio falso para ocultar la aventura de Olivia con un multimillonario casado. Mientras cumplen lo pactado, ambos se darán cuenta que tienen mucho que aprender sobre la vida del otro.

La premisa de la película atrapa desde su sencillez construyendo una relación central adornada con pequeñas tramas secundarias. El Valet se hace fuerte en la relación de Antonio y Olivia, como personas. Su inesperado vínculo tocará las fibras más sensibles de la audiencia, atento que ambos tienen una historia para contar dentro de sus vidas desiguales. En este punto, se evidencia un claro equilibrio entre los interpretes en donde la intervención de uno es el inicio para el lucimiento del otro. Samara Weaving irrumpe la pantalla con su belleza escénica pero es la descontracturación de la actriz y su soledad lo que la hace fascinante.

El mundo del espectáculo, aunque bello y pudiente muestra algunas capas de miseria que el dinero no puede suplantar. Y aquí es donde emerge la figura de Antonio. Eugenio Derbez es el corazón de la película al afrontar diferentes situaciones de drama y comedia, en los cuales el actor se desenvuelve de manera sobresaliente. Si bien el guion le da suficientes sensaciones para que el que trabajar, es el carisma y el aporte genuino de Derbez lo que hace que el film sea un triunfo. La resolución de las diferentes situaciones que atraviesa su personaje marcan una línea dramática empapada con un humor elegante y familiar. Derbez se luce en una de las escenas finales del film con un discurso conmovedor que puede incitar aplausos en la audiencia.

El elenco secundario funciona realmente bien como soporte complementario. Desde los amigos de Antonio hasta su lujuriosa y simpática madre, la narrativa les otorga líneas de humor genuino que harán sacar algunas risas. En este aspecto, El Valet reconoce las diferencias de clase alta de la sociedad norteamericana con la comunidad inmigrante a la cual Antonio pertenece, pero no profundiza en los problemas raciales. Los integra de una manera matizada y sutil, con algunos comportamientos éticos que el dinero no paga.

Ahora, El Valet cuenta con algunas subtramas que no tiene un desarrollo completo Desde los detectives que se esfuerzan en la tarea de vigilancia hasta el peligro de desaparición del vecindario en el que vive Antonio, sirven para enriquecer a la historia pero tiene un tratamiento reducido. En esencia, la película brilla cuando Olivia y Antonio se desenvuelven en el mundo de las apariencias y en su descubrimiento. La relación de la pareja se lleva el foco de atención por tiempo completo y su resolución satisface de diferentes puntos de vista.

RESUMEN

En definitiva, El Valet es un digno entretenimiento que no se debería dejar pasar. Con un elenco encantador y un reparto secundario eficiente, el film es un éxito en la exploración de los valores de la familia y la amistad.

Si te gustó compartilo!

365 DIAS: Aquel día (2022)

365 días: aquel día: final explicado

La secuela de 365 días ofrece más de lo mismo dentro de su vacía narrativa. Hace alarde de sus excesivos y atrevidos montajes sexuales y paga un precio muy alto: se tornan risibles. Disponible en Netflix.

En los tiempos modernos se evidencia una animosidad cinematográfica de ir más allá de lo imaginable. La audiencia parece demandar constantemente algo nuevo, algo que la sorprenda; que lo saque de su zona de confort y que haga vibrar sus sentimientos. Y parece que hay propuestas que están dispuestas a intentar contemplar aquellas supuestas peticiones. Las películas de suspenso erótico se han convertido en un entretenimiento masivo al confrontar los límites de la censura, con representaciones de sexo que exaltan y justifican diversas formas de control y dominación.

Ir más allá de lo permitido parece ser el camino del éxito y 365días lo explota con escenas sexuales que ocupan el ochenta porciento del tiempo de ejecución. El error no es aquel exceso. Es no saber contar una historia que transmita el erotismo que trata de representar. Así, la secuela de 365 ofrece más de lo mismo y al hacerlo perjudica su propia fantasía.

La primera parte de 365 días abordaba prácticamente un secuestro y la trama en resumidas cuentas era prácticamente así; una ejecutiva (Laura) de Varsovia es secuestrada por Massimo, un jefe de la mafia italiana, quién le da un año para enamorarse de él. En la secuela, Laura y Massimo están felizmente casados. Laura perdió a su bebé por nacer en el accidente durante el clímax de la primera película, lo mantiene en secreto de su nuevo esposo, quien, también no sabe que estaba embarazada. Su única confidente es su mejor amiga Olga, quién la acompaña en la nueva vida de lujos de la cual parece aburrirse. Una noche en una fiesta, Laura es testigo de una infidelidad y decide abandonar a Massimo. Desencantada, encuentra consuelo en lo brazos de un apuesto jardinero, mientras su esposo inicia su búsqueda.

365 fue controvertida y muy criticada porque se consideró como una glorificación del abuso. Parece ser que la vida lujosa de Massimo y su bella apariencia justificaban un delito tan aberrante como es el secuestro. Si bien es cierto los reproches, la historia tenía algo de sustancia dentro de su propia fantasía. La secuela tiene una escritura que puede catalogarse como espantosa. En esta segunda parte se trata de abordar los aspectos de su anterior premisa al entender que fue Laura quien decidió apostar en la relación.

Este cambio de actitud viene con la faceta, en principio, dominante de Laura. Ahora ella le reprocha las ordenes a Massimo, haciéndole saber que quiere tener una vida independiente a la de su esposo. No quiere ser una simple ama de casa y desea desafíos. Aquel accede obviamente y se somete a los juegos sexuales de Laura. En las escenas sexuales, que comprenden el 80 % del tiempo de ejecución, ella asume el control. Evidenciando que ya no es la prisionera de Massimo, sino su esposa.

Se puede decir que esta “corrección narrativa” va en perjuicio de la película en términos de entretenimiento. Los montajes sexuales, acompañados por diferentes clases de música pop, aunque atrevidos, son excesivos. Llegado un punto, la constante muestra de pasión de los personajes se vuele un tanto risible. No por lo que están haciendo, sino por la repetición de lo mismo. Llegado el momento el observador se preguntará si hay algo más para contar pero los realizadores no tienen respuesta para ello. Entonces, al festival de sexo, compras, cenas, paisajes y autos lujosos, aquí hay alrededor de 15 minutos de trama.

La irrupción de un tercer personaje que pone en jaque a la pareja resulta ser un despropósito. Al comienzo del film, Nacho, un apuesto jardinero, entra en escena para “consolar” a Laura. Pretende funcionar como un triangulo amoroso pero no cuenta con las herramientas actorales para lograrlo. Massimo y Nacho son apuestos, no hay dudas de ello y deben haber sido elegidos en función de lo bien que se ven en medio de un acto sexual simulado. Pero el estándar de actuación es increíblemente malo. Ninguno de los dos aporta credibilidad en las pocas situaciones dramáticas que tiene la película. Más, Massimo ( Michele Morrone) que no puede dar muestra de carácter cuando no está desnudo en escena.

El film cuenta con un giro revelador que no trasciende porque el guion no le da el tiempo necesario de maduración. Cuando llega, se torna ridículo y artificial perdiendo cualquier tipo de sorpresa. Pero a esta altura no creo que ello importe demasiado. Entre tanto montaje de sexo, paisajes y bellos autos , 365 días parece ser un videoclip para adultos con el agravante que es repetitivo y un tanto risible.

RESUMEN

En definitiva, 365 Días: Aquel día fracasa como secuela. Con una escritura y actuación que podría describirse como espantosa, el film se olvida completamente de su propia fantasía. En su lugar, se repiten hasta el hartazgo montajes sexuales, paseos en lujosos autos y muestras de bellos paisajes. Aquí, hay alrededor de 15 minutos de trama. Diálogos que se interrumpen constantemente con música pop y nada más.

Si te gustó compartilo!

CONFIANZA (2022)

critica confianza

La historia de un matrimonio y sus sospechas básicas de infidelidad no son tan intrigantes. Confianza, a pesar de sus giros, no resuelve acabadamente la situación que plantea. Disponible en Netflix.

La confianza es una palabra clave en cualquier relación sentimental. Se puede decir que es difícil de conseguir y fácil de perder. En el medio, las contingencias de la vida pueden llegar a presentar situaciones de riesgo que ponga en jaque al factor confianza, de cual es imposible volver. Confianza, pone a prueba la fidelidad de un joven matrimonio con sus incipientes sospechas básicas. A pesar de sus giros, no resuelve acabadamente el problema que plantea.

La historia sigue a un joven matrimonio, que se conocen desde la secundaria. Brooke (Victoria Justice) es propietaria de una galería de arte y su nuevo emprendimiento está a punto de crecer al apostar por un joven pintor irlandés, que demuestra su talento artístico pintando mujeres desnudas, luego acostarse con ellas. Brooke, cuenta con el apoyo de su esposo Owen (Matthew Daddario), un reportero de televisión que cubre noticias de última hora y que oculta sus dudas sobre el seductor artista.

Brooke y Owen quieren tener un hijo pero tienen vidas demasiadas ocupadas como para centrarse en ello. Para resolverlo, Owen le propone a su esposa un viaje a París para alejarse de tanto estrés de la ciudad. Pero, la persistencia y el negocio próspero del artista desencadena un repentino viaje de negocios a la cuidad del amor, en el que Brooke debe asistir sin la compañía de su esposo. Las sospechas comienzan aparecer cuando Brooke observa mensajes de texto en el celular de Owen, de parte de jóvenes asistentes de su lugar de trabajo. Y eso es antes, de que aparezca una llamativa rubia que complica realmente la historia.

Confianza (Trust), adaptada de una obra de teatro, es un simple entretenimiento. De los tantos que forman parte del catálogo de Netflix y que sirve para pasar el momento de ocio, sin grandes exigencias. Dicho esto, la película tiene un comienzo inestable, donde se presentan los protagonistas y se abre el juego con presuntas sospechas de adulterio. La trama, insinúa cosas que pueden suceder o han sucedido, generando un discutido interés en saber quién será el que dará el primer paso hacia la infidelidad.

Mientras se desarrollan continuas líneas de tiempo, mediante flashbacks que retroceden eventos pasados para generar algunas pistas de la trama, el film se eleva cuando aparece una atractiva mujer, contratada por Brooke para probar la fidelidad de su esposo. A partir de aquí, se desarrolla una narrativa bastante convencional, a pesar de sus giros, que no alcanza a responder todas las situaciones que plantea. Brooke lucha con sus dudas y rechaza las continuas insinuaciones de su arista (que representa). Algunos diálogos y ciertas secuencias del film no se sienten verdaderos. En este aspecto, el coqueteo entre estos dos personajes luce demasiado artificial y dejan al espectador con mas preguntas que respuestas.

Lo mismo sucede con Ammy. La intervención en escena de la bella rubia logra retorcer los ejes linéales de la trama, pero las ambiciones del personaje y su perfil resultan un misterio. En cuanto a las interpretaciones, cumplen acabadamente, estando un escalón por debajo el pintor artista, que parece estar más interesado por tener sexo que por su próspero negocio. Por momentos, la caracterización de hombre hipersexual, con una sola cosa en mente, se siente abobado.

¿La infidelidad traiciona la confianza? ¿rompe los cimientos de una pareja o son solo pruebas a superar ? Son preguntas que traen intriga y tensión en cualquier historia pero aquí se gambetean con interrogantes .

RESUMEN

En definitiva, Confianza (Trust) es una historia fácil de seguir y cuenta con algunas sospechas básicas de infidelidad no tan intrigantes. En general, sus sorpresas no son demasiado trascendentales y algunos comportamientos de los personajes dejarán con más preguntas que respuestas. Entretenimiento pasatista.

Si te gustó compartilo!

NO ME MATES (2021)

critica no me mates

La película italiana es una mezcla de terror y romance adolescente sin buenos resultados. No Me Mates es lo nuevo del catalogo de Netflix.

No me mates – Reseña de Netflix (2/5)

Debe ser realmente difícil o inevitablemente fácil desarrollar una idea para entretener en estos tiempos modernos. Aquellos que han visto, han visto demasiado y los que no han llegado a esa posibilidad, ven cosas ya vistas. Entonces, el juicio de lo valor de lo que se está por ver dependerá de nuestra experiencia cinéfila. No Me Mates, está dirigida a un público adolescente, que no hay que subestimar, y es en su esencia una típica película de vampiros con un trasfondo romántico gótico, toxico y perverso. Dirigida por el italiano Andrea De Sica, la mezcla de terror y romance adolescente recicla ideas probadas, sin buenos resultados.

La historia gira en torno a Mirta (Alice Pagani), una adolescente italiana que vive un fuerte amorío con Robin (Rocco Fasano), quien es un adicto a las drogas. Con lo promesa de que aquello termine, Mirta accede a drogarse con su novio y ambos mueren por sobredosis. Cuando ella vuelve a la vida, se da cuenta que su cuerpo ha cambiado y necesita alimentarse de sangre para no morir. Mientras se esconde de un grupo de cazadores, llamados Benadantie, intenta encontrar el amor de su vida para que pueden estar juntos para siempre.

No me mates – Revisión |  Película de terror de Netflix

No Me Mates, navega en aguas demasiado profundas y se queda sin salvavidas. Si bien es una historia de vampiros, a los que llama Supermuertos, apuesta a un costado romántico oscuro y perverso pero en el camino se olvida del fantástico vinculo que une a cada persona. Aquí, el amor en términos de sensaciones y búsqueda, esta prácticamente ausente. Mirta regresa a la vida pero su personaje está más preocupado por alimentarse que por reencontrase con su amado Robin. El trasfondo romántico y emocional planteado aquí traerá sensaciones encontradas. El amor está dentro de la vida y continuar intencionalmente sin ella, en el mundo de los no muertos, deja un sabor extraño en la boca y si bien es perversamente original, se desprende de ella a mitad de camino.

Algunos observadores se sentirán atraídos por la Saga Crespúsculo. Pero la realidad es que se sentirán defraudados porque sus intenciones son más oscuras de las esperadas. La película, de hora y media de duración, se hace algo lenta cuando Mirta recuerda (por medio de flashbacks) los buenos momentos que tuvo cuando estaba viva. En este aspecto, se refleja el vacío momento familiar que genera la ausencia de un ser querido, pero la película no sabe que hacer con los padres de Mirta. Los arcos de sus personajes se sienten inconclusos y solo sirven para dar pie a la organización que la persigue.

Non mi uccidere

La persecución y la amenaza de la Organización secreta impulsa a la historia. Mirta tendrá que aprender a sobrevivir del acoso de un grupo selecto de cazadores, armados con teaser, que existen desde el siglo XVII. Aquí, la trama sigue la puesta en escena de otras propuestas similares con lo que la confrontación tendrá los efectos sangrientos requeridos. Sin ser demasiado exagerado, los efectos de maquillaje y violencia están correctos pero podrían haberse jugado un poco más, en términos visuales. Los últimos 20 minutos aprovecha el estilo gore que demanda esta clase de propuestas pero llega algo tarde. No obstante ello tiene una buena conclusión.

La cinematografía es la que se espera en las películas de terror. Es oscura en su mayor tiempo de ejecución, resaltando eficazmente los ojos de la protagonista en el periodo previo a su abstinencia de sangre. La banda sonora es suave y acompaña los momentos de tensión. No Me Mates, por todos los conceptos que ejecuta debería haber tomado el camino de una serie, en donde podría haber evolucionado de una manera menos superficial.

RESUMEN

En líneas generales, No me Mates ( Non mi uccidere) tiene una actuación aceptable y se reserva los mejores momentos en su parte final. Cuenta algunas escena de sexo, frías como sangre de vampiro, que pueden verse con una abuela sin ningún tipo de pudor. Después de todo, sigue siendo una historia de amor, mal formulada y dudoso de gusto.

Si te gustó compartilo!

AMARRADOS AL AMOR (2022)

La comedia romántica coreana victimiza la elección de una práctica sexual a través de la dulce inocencia de sus protagonistas. Disponible en NETFLIX.

Amor y correas

No hay dudas de las buenas intenciones de Amarrados al Amor, un film que intenta desenmascarar un tema tabú, como son las practicas de BDSM (Dominación, Sumisión, Sadismo y Masoquismo), exaltando la libertad de acción sin ataduras. Pero a no confundirse, no hay aquí ninguna escena de alto voltaje o de erotismo en torno a la temática elegida. El conservadurismo del cine coreano suaviza aquellos parámetros y victimiza la elección de una práctica sexual a través de la dulce inocencia de sus protagonistas.

La historia se centra en  Jiwoo Jung ( Seohyun) y Jihoo Jung (Joon-Young Lee), compañeros de trabajo de una empresa de relaciones públicas. Como trabajan en la misma oficina y tienen apellidos semejantes, Jiwoo recibe un paquete que estaba destino a recibir su compañero. Cuando lo abre se encuentra con un collar sexual y una correa. Jihoo, trata de disimular lo sucedido y se inhibe ante la atenta mirada de su compañera, que se queda con intriga. La relación comienza con un pedido de disculpas, con la sana intención de que no se piense que el vergonzante es una persona pervertida. Cuando confiesa que es una persona devoto del BSDM, trata de convencer a su compañera de oficina de que asuma el papel de dominante. Ella acepta. Pero pronto las cosas comienzan a complicarse cuando sus sentimientos se crucen en el camino.

Amor y correas Sentido moral Netflix

Para empezar, Amarrados al Amor, tiene un gran problema en fundamentar una práctica sexual consensuada. Sin ser un especialista en la materia, se puede decir con seguridad que la exploración de la sexualidad, cuando es practicada de a dos, necesita de un consentimiento previo, de una libertad de elección en cuanto a las preferencias sexuales. Cuando el deseo sexual requerido de uno se manifiesta negativamente en la voluntad del otro no hay discusión posible y ello no implica discriminación ni preconceptos englobadas en palabras como pervertido, como bien tratan de resaltar aquí.

Dicho esto, Jihoo es un joven que ha sido abandonado por su novia, justamente por ser devoto de BSDM. Ella lo considera un pervertido y esto lo avergüenza para futuras relaciones. Cuando Jiwoo entra escena, luego de la apertura de la encomienda, encuentra a su compañero desconsolado, llorando porque sus deseos sexuales no son concedidos. Esta secuencia, llevada con total inocencia por su directora a cargo, no es más que una victimización de su preferencia sexual. Con lo que la palabra pervertido puede tener muchas interpretaciones. Independientemente de ellas. Cada persona puede tener una connotación diferente y ello no puede ser objeto de valoración. Aquí, la novia de Jihoo utiliza este término y por la forma en que fugazmente esta tratada parecería ser la despótica del film, cuando en realidad no deja ser una persona que piensa diferente.

Seohyun (left) and Lee Jun-young in a still from Love and Leashes, directed by Park Hyun-jin. Photo: Jun Hae-sun/Netflix

Ahora bien, Jiwoo y Jihoo comienzan una relación privada, dando rienda suelta a las practicas de dominación y sumisión. Aquí el film idea un esquema informativo de lo que ello realmente significa y su puesta en ejecución. Pero a la hora de exhibirlo, el film se queda prácticamente a mitad de camino, resultado, por momentos, inocente e inofensivo para un tema que requería más atrevimiento. Si bien el film se arriesga a tocar un tema sexual, hay indicios de un conservadurismo coreano que impiden que el film tenga un contendido más apropiado a la temática. Es decir, se puede obviar escenas de desnudos porque el espíritu sigue siendo una comedia romántica, pero le hubiese sentado bien algún indicio de erotismo en las recurrentes practicas sexuales. Aquí, los actores son simpáticos y graciosos pero no hay química sexual entre ellos.

En relación a la pareja actoral, se evidencia una incomodidad en el personaje de Jiwoo. Ella nunca parece estar convencida de su elección como dominante. Su atracción inicial hacia su compañero la llevan aceptar la practica sexual. Tiene jerarquía dominante pero su preferencia sexual es socavada por la elección de su compañero. Si bien el film intenta idear un mensaje ejemplificador, que es la libre determinación sexual , deja algunas contradicciones sobre la jerarquía en cada pareja. El poder no recae en un integrante de la pareja, sino en la pareja misma. Aun así, el film corrige sus errores en la secuencia final, dentro de una dramaturgia convencional demasiada tediosa.

RESUMEN

Con un tiempo de ejecución demasiado tedioso y una puesta en escena poca atrevida, Amarrados al Amor resulta extrañamente inverosímil. El semblante simpático e inocente de su pareja protagónica y el tono semiserio con el que se aborda la temática y su relación puede llegar a justificar su visionado.

Si te gustó compartilo!

CASATE CONMIGO (2022)

critica cásate conmigo

Jennifer López y Owen Wilson suavizan las rispideces de una historia artificial. Cásate Conmigo no alcanza todo su potencial, pero entretiene.

Las comedias románticas no pasan por su mejor momento y el motivo puede deberse a la ausencia de un argumento que haga creíble una historia de amor. Cásate Conmigo, no es la excepción pero cuenta con una serie de trucos visuales que terminan naturalizando su incipiente superficialidad. He aquí, una película de desarrollo ligero, con canciones pegadizas y una trama que no aporta necesariamente nada al genero. A veces ello no es suficiente, pero aquí logra entretener gracias al aporte de su pareja estelar.

La ícono del pop Kat Valdéz (Jennifer López) está próxima a casarse con Bastian (Maluma), una estrella musical en ascenso durante un concierto transmitido a millones de personas. Durante los preparativos, y antes de salir al escenario a realizar un dúo con su novio, interpretando el tema musical “Cásate Conmigo”, descubre que su pareja le ha sido infiel. Desilusionada y con el corazón roto, Kat decide llevar adelante su boda eligiendo a un hombre al azar de la multitud. Charlie (Owen Wilson), un tímido profesor de matemáticas, sube al escenario y acepta la unión del matrimonio ficticio. Luego, tendrán que decidir si deciden continuar con su relación.

Analizar la impulsividad de una mujer desilusionada en vísperas de una boda no es objeto de estudio aquí porque todos los caminos llevarían al desastre. Cásate Conmigo, toma el camino más artificial posible y es el de reemplazar el novio infiel, para evitar el ridículo ante millones de personas. Si bien la elección se siente demasiada falsa para aplicarla en el mundo real, la película no da tiempo a pensarlo demasiado. La trama se desenvuelve con un ritmo rápido y dinámico, a tono con el mundo de las redes sociales, donde la simple voluntad se manifiesta con el solo hecho de apretar un botón.

Kat elige a Charlie entre la multitud y éste acepta. A partir de aquí, comienza la clásica historia de amor entre dos personajes visiblemente opuestos, pero íntimamente relacionados. Kat es una estrella de la música pop y su vida se transmite en las redes sociales. Aquí, el film no realiza ninguna critica sobre la exposición en la red virtual, la soledad o el ascenso intempestivo a la fama. Solo aporta momentos que reflejan el mundo de cada protagonista y su decisión de mantenerlos, dejando de lado el derecho a la privacidad, tan vapuleado en estos tiempos.

Ahora bien, Cásate Conmigo repite la vieja formula del romance en las comedias románticas. Desde el repentino encuentro entre Kat y Charlie hasta el momento del clímax final, el film cumple en términos de entretenimiento. Jennifer López tiene más material para trabajar su personaje, dentro de su zona de confort. Tanto los números musicales que interpreta (es cantante profesional) como la situación de enamorarse tentativamente, no son desconocidos para la actriz. Aún así, desarrolla las distintas personalidades con un tono agradable, humanizando su personaje.

En cuanto a Owen Wilson, se evidencia un comportamiento cansino en el actor. Quizás sea la forma elegida para contrarrestar la energía que aporta Jennifer López, pero su caracterización de un sencillo profesor de matemáticas, ajeno las redes sociales, se siente algo apagado. Wilson, usa la ironía en sus películas y si bien realiza algunas acotaciones sobre la comodidad económica que da la fama, no logra imponer su sello distintivo. A pesar de eso, tiene buena química con Jennifer López. De los actores secundarios, John Bradley, el funcional manager de Kat es el más eficaz y querible. Por lo dicho, Cásate Conmigo no está destinada a perdurar en el tiempo, pero entretiene, siendo una buena propuesta para el día de los enamorados.

PUNTOS POSITIVOS

  • Jennifer López. Si bien esta en su zona de confort, la actriz se luce con su carisma.
  • Su premisa es de desarrollo rápido y oculta su evidente artificialidad.
  • Se puede decir que es una comedida romántica entretenida.
  • Banda sonora pegadiza.

PUNTOS NEGATIVOS

  • El tercer acto, llamativamente, es de ritmo lento.
  • La trama amaga con decir algo en relación a los facetas que muestra. La fama, las redes sociales y la soledad son conceptos vacíos.

RESUMEN

Cásate Conmigo (Marry Me) podría haber profundizado algunos aspectos de su trama. Las redes sociales, la fama y la soledad son conceptos que podrían haber abordado alguna faceta dramática. En su lugar se construye una historia de amor aceptable, gracias al aporte de su pareja estelar. Si bien el film no cuenta con elementos suficientes que la hagan perdurar en el tiempo, como un clásico del romanticismo, es una buena propuesta para el día de los enamorados.

Si te gustó compartilo!

TRATAMIENTO REAL (2022)

critica tratamiento real

Inspirándose en el genero que representa, Tratamiento Real es una distracción satisfactoria. El encanto de Laura Marano maquilla los defectos de un guion predecible.

Los cuentos de hadas en donde un príncipe que se enamora circunstancialmente de una doncella en apuros vienen de tiempos lejanos. En ellos, el sueño del amor correspondido disipan cualquier barrera cultural, social y económica. Tratamiento Real, no es ajeno a esta deliciosa costumbre en donde todo es posible, si estás dispuesto a seguir tus sueños.

La historia presenta a Izzy (Laura Marano), una optimista peluquera que ocupa su tiempo libre ayudando a un centro comunitario. Su gentil corazón italiano la lleva a repartir sonrisas y donas a sus vecinos de New York, como a los niños del centro social. Mientras se enorgullece de su negocio, con su familia y sus dos inseparables amigas, recibe un llamado de la realeza. El príncipe de Lavania (un reino ficticio) está de paseo por New York para su fiesta de compromiso y necesita un corte de pelo. Las cosas se complican cuando él y Lizzi empiezan a enamorarse.

Lo que moviliza a la película no es su, de por sí, predecible argumento, sino la labor y el encanto de su protagonista. Laura Marano (Izzy) convence y hace suyo su protagónico con una naturalidad y simpleza increíble. Si bien la estructura del guion esta configurado para que la actriz sea la protagonista del film, Marano irradia un optimismo enérgico agradable, óptimo para esta clase de largometrajes. La acompaña Mena Massoud, personificando al indeciso príncipe Thomas que está por contraer un matrimonio arreglado por insistencia de sus padres. Aquí, el actor egipcio trata de moldear un príncipe consentido, amable y simple pero no logra estar a la altura de su compañera. Marano, con su sonrisa y energía, convence en todo lo que hace, Massoud, por momentos, luce algo aburrido.

En cuanto a la puesta en escena, fotografía y vestuario, no hay nada aquí que pueda ser catalogado de impresionante. Todo se desarrolla con un grado de simpleza dentro de lo que puede ser la glamorosa vida de la realeza. Aun así, el ambiente creado es convincente. Más por la sorpresa de las optimistas peluqueras que por el entorno en sí. Ahora bien, Tratamiento Real tiene una narrativa predecible pero maneja sabiamente algunos conceptos que aportan profundidad a la trama.

El tratamiento y el tiempo que se le da a la injusticia social y al como debe ser el comportamiento frente a los semejantes es digno de elogio. También lo es la estructura de los personajes. Aquí no hay malentendidos ni enfrentamientos que impliquen conductas indeseables. Todo se desarrolla con un nivel humano ajeno a la maldad, el film se mueve bien en este punto con actuaciones que se sienten genuinas.

No obstante ello, la falta de invención y profundidad del reino ficticio de Lavania hacen que el film luzca predecible y repetitivo. ¿Es ello algo malo? En absoluto, las historias de fantasías que pueden ser posibles tienen una receta con gusto asegurado. Quién las consuma saldrá satisfecho porque los finales felices no siempre están reservados a las fantasías. En un mundo de violencia e intolerancia, Tratamiento Real cumple con lo que propone. No reinventa ninguna formula ni la potencia, solo manifiesta un amor simple, circunstancial y correspondido. Algo que en ocasiones, no es muy lejano a la realidad.

PUNTOS POSITIVOS

  • Magnetismo trabajo de Laura Marano. Ofrece encanto y carisma con su increíble sonrisa.
  • Llegado el momento, el observador recordará fragmentos de Mujer Bonita. Aquí, se la homenaje con un toque hábil.
  • Su estructura narrativa es muy agradable.

PUNTOS NEGATIVOS

  • Es predecible desde su punto de partida. Como casi todas sus predecesoras, carece de creatividad e ingenio. Aún así, será intrascendente para los seguidores de este genero.
  • Personajes secundarios desaprovechados.

CURIOSIDADES

  • El rodaje tuvo lugar en el castillo de Larnach, cerca de Dunedin, en Nueva Zelanda.
  • Mena Massoud interpreto por segunda vez a un príncipe. El anterior fue en la película de acción en vivo de Disney, Aladino.
  • Dos temas de la Banda Sonora, Worst Kind of Hurt y Dance Whit You, fueron interpretados por Laura Marano.

RESUMEN

Tratamiento Real (The Royal Treatment) es en última instancia un dulce y satisfactorio entretenimiento. Aunque carece de un guión original, la convincente y encantadora actuación de Laura Marano maquilla los defectos de una narrativa predecible.

Si te gustó compartilo!

QUE DURO ES EL AMOR (2021)

La comedia romántica de Netflix tiene todos los ingredientes para pasar un buen momento.

La comedia romántica no tiene muchos secretos, solo tiene que transmitir sensaciones en diferentes momentos de su historia. Con lo que, un elenco actoral resulta fundamental para lograr con su objetivo. Que duro es el amor, los tiene. Con destacables actuaciones de Jimmy O. Yang y Nina Dobrev, la comedia romántica navideña de Netflix tiene todos los ingredientes para pasar un buen rato.

La historia sigue a Natalie ( Dobrev), una columnista autorreferencial de fracasos amorosos. Sus experiencias la documenta ante su exigente jefe de redacción, “lo que es malo para ti, es bueno para mí” ironiza su superior. Por lo que, cansada de transitar el mismo camino, busca ahora registrar un final feliz o lo que es mejor, registrar un amor correspondido. Un día, conoce a un joven apuesto en una aplicación de citas. Las conversaciones que mantienen la hace sentir su otra mitad, por lo que decide viajar sorpresivamente a su lugar de residencia y visitarlo.

Cuando llega a destino, se da cuenta que su pareja no es la que pensaba conocer, un tímido Josh Lin (Jimmy O. Yang) le jugado una mentira. Ha robado la identidad de Tag, aquel apuesto joven que registró en la pagina de citas, y que no está muy lejos de la pequeña ciudad. Disgustada y sin hospedaje, Natalie realiza un trato beneficioso: Fingirá ser la novia de Josh durante las fiestas navideñas con su familia a cambio de que él la ayude a cortejar a Tag. Pero, como todas las comedias románticas lo simple se vuelve complicado.

Lo que sigue a continuación es una serie de situaciones disparatadas que van potenciando la mentira originaria. Josh es un joven asiático que ha vivido atormentado por las burlas constantes de su hermano mayor. Es una buena persona por cierto, pero su timidez y su falta de éxito con las mujeres lo han impulsado a exhibir una imagen en línea (virtual) que no representa. Por el contario, tiene el don “caballeresco”, algo que sabe manejar telefónicamente, cada vez que habla con Natalie. Es justamente ello, lo que motivó el interés romántico de una relación que se construyó en una mentira. En este punto, Netflix gambetea la situación y potencia la relación de los personajes, dotando de suficiente tiempo de ejecución para que se desarrollen.

Dobrev (Natalie) transita situaciones equivocadas. Algunas reprochables, pero sale indemne de ellas con encanto y carisma acertado. Pero el fuerte del film es su co-protagonista, Jimmy O. Yang (Josh), sus sinceros esfuerzos por cortejar a Natalie hasta sus bromas humorísticas y sus tranquilos momentos tristes, hacen que recorra sin esfuerzo cada faceta de su personaje. Incluso imprime emotividad y sinceridad en momentos culmines del film, logrando empatía.

En definitiva, Que duro es el amor no aporta nada nuevo y puede ser atacada de predecible. De hecho lo es, pero recorre el camino con un tono agradablemente disparatado para llegar a la meta con su merecido final feliz. En un mundo de relaciones virtuales y de artificialidad, donde la realidad se confunde con la fantasía, la sinceridad autentica es un poder incopiable. Netflix parece decirnos eso, y tiene razón.

PUNTOS POSITIVOS

  • El elenco se brinda por completo a la comedia.
  • Es pasatista y agradable. Los personajes tiene el tiempo necesario para desarrollarse.

PUNTOS NEGATIVOS

  • Es predecible. Pero, ¿Qué comedias románticas no lo son?

RESUMEN

Que duro es el amor (Love Hard) es una comedia romántica navideña hecha con corazón que se construye con el impulso de una mentira, dejando un mensaje simple y claro.

Si te gustó compartilo!
es_ARSpanish (Argentina)